Valle de Uco, Martes 16 de Julio 2019
Tunuyán
Sunny
14°C
 
Tupungato
Soleado
13°C
 
San Carlos
Soleado
16°C
 

Las mismas habitan en el loteo Olblas, a metros de la escuela Rosa Arena Moyano del paraje La Cañada. Qué dicen desde EDEMSA y el Municipio.

Más de 30 familias sancarlinas sufren desde hace tiempo un odisea a falta del servicio de electricidad en sus viviendas, las cuales se encuentran ubicadas en el loteo Olblas, sobre calle Coronel Videla, en La Cañada.

Ante la desesperante situación y la falta de respuestas que brinden una solución, Carolina Janko, vecina del lugar, tomó comunicación con El Cuco Digital y contó con detalles la problemática.

“En este loteo hay unas 40 casitas, 7 de ellas si tienen luz porque son viviendas que hace mucho están construidas y en su momento la gente gestionó y le colocaron un poste para abastecerse de energía. Con el tiempo está zona se fue poblando y ahora ya hay 40 casas. Al principio estás siete nos abastecían; los dueños nos pasaban la luz y compartíamos los gastos, pero con el tiempo, al ser tantas casas conectadas, se comenzó a saltar la térmica y ya no pudimos hacerlo más y hace dos semanas que estamos a oscuras directamente. De hecho desde EDEMSA les dicen (a sus vecinos con electricidad) que es ilegal y no podemos hacerlo, pero nadie nos soluciona este gran problema”, comentó la propietaria de una de las viviendas afectadas.

Pero no todo queda ahí. La mujer además informó que “desde hace mucho” están gestionando y realizando diferentes trámites en la Municipalidad y EDEMSA para que les coloquen un poste que abastezca de electricidad a todas esas viviendas. “También desde el EPRE nos hicieron hacer un proyecto, lo presentamos y supuestamente ellos iban a venir; bueno, hace un año que estamos esperándolos. No sé qué pasó, si se perdió o qué, pero ya no sabemos a dónde reclamar; seguimos sin luz y ya no podemos vivir así. Nadie hace nada, nadie mueve los papeles y somos como treinta familias reclamando todo el tiempo este servicio básico. Nosotros estamos sin luz, sin energía, a oscuras y hasta pasando frío por no tener como calefaccionarnos”, agregó angustiada Carolina.

Para concluir, y sin pedir tanto, la vecina del loteo Olblas expresó: “Queremos que se conozca nuestro caso y que alguien nos diga cómo podemos hacer para conseguir tener un servicio tan indispensable para nosotros, nuestros hijos, para todas las familias que vivimos acá”.

Alumbrando con una vela en la noche

La respuesta de EDEMSA y del Municipio de San Carlos

Desde la Empresa Distribuidora de Electricidad de Mendoza Sociedad Anónima no brindaron muchos detalles a este medio en cuanto a la situación. Solo explicaron que el loteo Olblas es un loteo interno en el cual se han vendido terrenos que no estarían avalados por la Municipalidad y que por tal motivo, la empresa no puede dar suministro eléctrico a nadie sin el permiso de conexión municipal.

Por su parte Miguel Funes, director de Vivienda del Municipio, también dialogó con El Cuco y apuntó contra la empresa, la cual, según él, solicita demasiados requisitos a la hora de proveer de un servicio tan básico a la comunidad.

“EDEMSA es exigente al pedir que a quien le van a proveer luz, tiene que tener la escritura y mensura, lo que realmente es difícil de hacer porque tiene una serie de requisitos complicados de cumplir y por otro lado, es muy costoso”, aseguró el funcionario.

Seguidamente Funes agregó: “EDEMSA normalmente en otros tiempos no preguntaba eso, pero ahora así y empieza una ida y vuelta en donde el vecino común no puede recibir la luz, donde yo entiendo que es un servicio que se debería brindar sin muchas trabas. Aunque sea precario, provisorio, pero no negarlo, y eso está pasando, se niega. La empresa aplica el reglamento de la manera más dura. EDEMSA aplica el máximo rigor de la ley y no puede tener en cuenta que hay posibilidades de servicio en caso de emergencia. En la situación económica en la que estamos es casi imposible poder cumplir con todo lo que se exige. Hay que ayudarle a que tenga un servicio”.

Para concluir, el director de Vivienda de la Comuna volvió a remarcar “que el gran problema es que la empresa que brinda el servicio pide una serie de requisitos a cumplir muy costosos y complicados de satisfacer, entonces pasa esto, 30, 40 o 50 familias sin poder acceder a un servicio sumamente indispensable”.

Share This