Valle de Uco, Martes 13 de Noviembre 2018
Tunuyán
Cloudy
10°C
 
Tupungato
Parcialmente Cubierto
6°C
 
San Carlos
Cubierto
10°C
 

El cuerpo de la menor fue encontrado entre la basura a metros de su casa de San Miguel, Buenos Aires, de donde la habían visto por última vez.

Una durísima noticia se conoció durante la tarde de este jueves. Apareció muerta Sheila Ayala, la nena de 10 años que fue vista por última vez el domingo.

La nena desapareció mientras jugaba en la puerta de su casa en el barrio Trujui, de San Miguel, provincia de Buenos Aires. Allí hoy se había concentrado su búsqueda, con más de 150 policías, perros rastreadores y un despliegue enorme. El cuerpo de Sheila fue hallado en un predio contiguo a la casa, entre la basura. El cadáver estaba dentro de una bolsa en un hueco entre dos paredes de construcción.

El comisario Jorge Figini dijo: “Es un final triste. Tenemos un cuerpo pequeño, no tenemos la identidad y la Policía Científica está trabajando en el lugar. Seguiremos investigando hasta encontrar a los culpables”.

Y detalló: “El cuerpo estaba en un predio contiguo al lugar donde estaban viviendo, que es un sector que ha sido tomado por más de 50 familias. Estaba en un costado, en un lugar muy pequeño,mezclado con la basura y adentro de una bolsa”.

La trágica noticia se conoció esta tarde, minutos después de las 17.45, mientras la Policía se llevaba al tío de la nena, que estaba desencajado, y a un amigo de la familia en dos patrulleros de la Bonaerense y de la Federal.

Luego de que se conociera la noticia del hallazgo del cuerpo de Sheila, un grupo de 30 vecinos comenzó a arrojar piedras, maderas y botellas sobre el portón que está en la entrada predio donde vivía la chiquita.

La Policía respondió con balas de goma y hubo varios detenidos. Justamente, en el lugar había un importante operativo de las fuerzas de seguridad desde temprano.

En el barrio Trujui, donde se la buscó casa por casa este jueves, se vio conmocionado desde temprano. Aunque gran parte del operativo se centro en el predio donde vivía la chica.

Cuando se produjo el hallazgo del cadáver, se estaba trabajando en el fondo del predio, detrás de unas casas que están a medio construir y en una zona lindante con una vivienda trasera. Estaba todo focalizado en ese lugar.

Desde temprano fueron unos 150 efectivos de distintas reparticiones policiales, canes de rastreo y buzos tácticos los que habían reforzado este jueves la búsqueda de Sheila, cuya investigación estaba orientada al círculo familiar de la nena en los últimos días.

Según había explicado Yanina, la mamá de la chiquita, el domingo su hija estaba jugando con una amiga en la puerta de su casa, en el barrio Trujui, donde vive con el padre, y alguien se la llevó.

Fuente: Clarín 

Share This