Valle de Uco, Domingo 17 de Febrero 2019
Tunuyán
Clear
21°C
 
Tupungato
Principalmente Despejado
17°C
 
San Carlos
Despejado
21°C
 

En menos de un mes la carne ha sufrido dos incrementos en la provincia. El primero fue a principio de enero y ahora éste. Desde la Cámara de Abastecedores de Carnes de Mendoza refirieron que el aumento no tiene justificación. 

A principio de mes el incremento de la carne rondó entre el 7% y 10%. En ese entonces se justificó porque durante las Fiestas de fin de año los precios se mantuvieron estables. Sin embargo, a días de terminar enero un nuevo aumento llega a las góndolas, que estará entre el 15% y el 20%. El asadito del domingo se irá a 300 pesos el kilo, aproximadamente.

El nuevo ajuste de precios contrasta a su vez con un descenso en el consumo. Según la Cámara de la Industria y el Comercio de Carnes de Argentina, el consumo total de carne de vaca bajó en el 2018 un 2,4% en relación a 2017.

En el 2018 el precio de la carne de vaca subió más del 20% y, en lo que va de este año, el mismo supera el 30%. Pese a ello la gente sigue consumiendo carne, aunque las constumbres cambian: ya no compra por kilo sino que pide de acuerdo al dinero en efectivo con el que se cuente, según confiaron las fuentes consultadas.

Aumento sin justificación

Este nuevo aumento no tiene justificación ni para los carniceros que ya remarcaron los precios ni para los mismos integrantes de la Cámara de Abastecedores de Carnes de Mendoza, que aseguraron que este mes se volvió a batir un record en cuanto a ingreso de animales en el Mercado de Liniers.

“Se repite una hazaña que no ocurría desde el 2014 y es que ingresó un 30% más de cabezas de lo normal, es decir, 144 mil unidades frente a las 110 mil que, por lo general, suelen ingresar durante el mes. De modo que no hay justificación alguna para aumentar los precios”, expresó José Rizzo, presidente de la Cámara de Abastecedores de Carnes de Mendoza.

Asimismo, el empresario advirtió que los mendocinos sufren los aumentos, pero no dejan de consumir. Eso es algo que ha pasado siempre. “El asado y las milanesas se siguen consumiendo y muy bien”, expresó.

Los precios, en las góndolas

De acuerdo a lo referido por Mauro Gallardo, carnicero de Las Heras, el kilo de asado de primera se fue de 270 pesos a $300. La blanda, de primera y segunda calidad, se va a $285/$290; la molida común costará $120 y la especial $200.

El kilo de cuadril para bife o milanesas tendrá un costo que rondará los $240-$260, el kilo de costeletas $180; la nalga o bola de lomo para milanesas costará entre $240/$260.

Respecto a las alternativas para hacer frente al aumento de la carne, los comerciantes expresaron que, por ahora, el pollo y el cerdo son buenas opciones ya que mantienen los mismos precios, es decir, $75 y $150, respectivamente.

Fuente: El Sol 

Share This