Valle de Uco, Lunes 18 Noviembre 2019
Tunuyán
Intermittent clouds
21°C
 
Tupungato
Nubes intermitentes
18°C
 
San Carlos
Nubes intermitentes
22°C
 

El máximo tribunal mendocino rechazó el recurso presentado por la defensa del único acusado de matar también a Soledad Olivera en Lavalle.

La Suprema Corte de Justicia mendocina ratificó hoy el fallo que condenó a Mariano Luque a 32 años de prisión por los asesinatos de Johana Chacón y de Solidad Olivera, dos jóvenes oridunas del distrito de Tres de Mayo, Lavalle.

El último martes se realizó una audiencia donde se notificó a las partes que hoy a las 12.30 se realizaría la lectura del fallo del máximo tribunal ante el recurso de casación presentado por los abogados defensores de Luque para que la Corte revisara el fallo, al considerar que no había pruebas suficientes para llegar a una condena.

De esa instancia participaron el fiscal adjunto Gonzalo Nazar, el abogado querellante por Xumek, Pablo Salinas y el querellante por la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación, Fernando Peñaloza.

Subrogando a sus pares, las juezas Alejandra Orbelli y Marina Isuani y el supremo Pedro Llorente ratificaron la condena. La defensa del condenado podrá apelar a la Corte nacional con un nuevo recurso de casación para que revise el fallo, pero ello dependerá de la decisión de los patrocinadores de Luque.

“Estoy conforme con la decisión de la Corte; la respuesta fue satisfactoria”, admitió en diálogo con Los Andes Fernando Peñaloza.

Y cerró: “Lamentablemente se investigó muy mal y se demoró muchísimo en llegar a a condena. Un juicio que demora mucho ni es un juicio bien hecho, además del hecho de tener a una mujer desaparecida y no tener respuestas”.

Una demorada condena

El 4 de diciembre de 2018, seis años después de la desaparición de la adolescente lavallina Johana Chacón (13), la Justicia condenó a Mariano Luque a 24 años de prisión por la muerte de la estudiante, desaparecida en 2012.

Los jueces Rafael Escot, Gonzalo Guiñazú y Aníbal Crivelli firmaron la sentencia contra Luque por el delito de homicidio simple. Como el condenado ya estaba cumpliendo una pena de 12 años por el asesinato de otra tresmayina -la ama de casa Soledad Olivera-, a la hora de unificar la condena, los jueces determinaron una pena total de 32 años de cárcel.

La pena máxima que permite la ley argentina es de 35 años de cárcel y los jueces sumaron entre las condenas, 32.

Un caso emblemático

La desaparición de Johana Chacón en setiembre de 2012 se transformó con el tiempo en un verdadero caso emblemático por un cúmulo de circunstancias.

-Sin cuerpo, hay delito. El cadáver de la estudiante nunca apareció. Se inició como una desaparición, se lo investigó luego como un homicidio y como un presunto caso de trata, algo que la Justicia Federal desestimó. Sin el cuerpo, Luque fue condenado igual.

-El símbolo: una docente. Silvia Minoli, la ex directora del colegio de Johana, se transformó en símbolo de lucha contra la violencia machista. Fue ella quien movilizó primero a la comunidad educativa de Tres de Mayo y luego motorizó importantes movilizaciones en Ciudad. En Setiembre de 2016 sufrió un aneurisma cerebral y, tras recuperarse, volvió a luchar

-Un lugar, dos muertes. La desaparición y muerte de Johana está atada a la misma suerte que tuvo una vecina de la chica, Soledad Olivera. Un año antes Soledad desapareció cuando se dirigía a la misma finca para encontrarse con Luque.

– Muchas por “Ni una menos”. El caso Johana Chacón será recordado como emblema de la lucha de miles de mujeres.

Fuente: Los Andes