Valle de Uco, Lunes 18 de Febrero 2019
Tunuyán
Clear
18°C
 
Tupungato
Principalmente Despejado
16°C
 
San Carlos
Despejado
18°C
 

Este martes el gobierno Nacional reglamentó la norma. Establece que los familiares de la persona fallecida ya no serán los encargados de autorizar la donación de órganos y tejidos. Todos somos donantes salvo que se haya expresado lo contrario con anterioridad.

Este martes, el Gobierno Nacional reglamentó la aplicación de la Ley Justina, que fue aprobada en 2018. La misma regula las actividades vinculadas a la obtención y utilización de órganos, tejidos y células de origen humano en todo el país.

La ley se inspiró en Justina Lo Cane, una menor de 12 años que murió en noviembre pasado en la Fundación Favaloro mientras aguardaba un trasplante de corazón.

Cambios y novedades sobre la donación de órganos

La ley 27.447 establece que toda persona capaz mayor de 18 años es posible donante de órganos y tejidos, excepto que haya manifestado su voluntad en contrario.

“La ablación de órganos y/o tejidos puede realizarse sobre toda persona capaz mayor de 18 años, que no haya dejado constancia expresa de su oposición a que después de su muerte se realice la extracción de sus órganos o tejidos”, refirió Gabriela Hidalgo, directora del Instituto Coordinador de Ablación e Implante de Mendoza (INCAIMEN)

En el caso de los menores de edad, “la autorización para la obtención de los órganos y tejidos debe ser efectuada por ambos progenitores o por aquel que se encuentre presente, o el representante legal del menor”, agregó Hidalgo.

Por otra parte, la “información a donantes y receptores no podrá ser brindada en un mismo acto en forma conjunta” y establece que la atención integral del paciente trasplantado “comprende la cobertura del 100% en la provisión de medicamentos, estudios y diagnósticos”.

Una muerte salva vida

Paradójicamente la muerte de Justina permitió una toma de conciencia colectiva.

A partir de la Ley Justina la oposición de las familias a donar bajó del 40 por ciento al 17 por ciento. El récord es producto del incremento de donaciones en los últimos seis meses.

De este modo, Argentina alcanzó al tasa de 15,75 donantes por millón de habitantes, la más alta de su historia.

Desde agosto está en vigencia la norma y ha tenido gran impacto en las tasas de donaciones: el INCUCAI informó la semana pasada que en 2018 se realizaron 701 procesos de trasplante, y se trasplantó a 1681 personas, “una marca histórica de donantes y trasplantes en el país”.

Respecto a lo ocurrido en Mendoza las noticias también son alentadoras sin embargo, desde el INCAIMEN aseguran que si bien Mendoza se ha posicionado dentro de las 10 provincias que más donaciones ha tenido en el último año aún falta mayor toma de conciencia.

“En Mendoza tenemos entre 245 y 247 pacientes en lista de espera y se han realizado, durante el último año, 78 trasplantes de órganos y tejidos. A nivel nacional las cifras son elocuentes ya que hay más de 7.500 pacientes en lista de espera y se trasplantaron casi 1.700. Por lo que la lucha continúa ya que siempre estamos como corriendo por detrás”, comentó Hidalgo.

Frente a las cifras, la idea del Instituto Coordinador de Ablación e Implante de Mendoza (INCAIMEN) es seguir trabajando, para que nadie espere y se logre así la autosuficiencia.

De acuerdo a los datos aportados por el INCUCAI, Mendoza se encuentra entre las diez provincias que más donaciones ha efectivizado durante el 2018, está sexta por encima de todas las provincias que integran la región cuyana.

Fuente El Sol

Share This