Con autoparlante, les piden a los tupungatinos respetar las medidas sanitarias

WhatsApp
Facebook
Twitter
Imprimir

El intendente Gustavo Soto explicó que el Municipio ha sumado este dispositivo como medio de difusión de los protocolos en pandemia, con el objetivo de “…decirle a la gente que tomen conciencia de la situación, ayudar al sistema sanitario de la provincia y de los departamentos que están haciendo un esfuerzo muy grande”.

Todos los días y en especial los fines de semana, el autoparlante recorre las diferentes calles de Tupungato, llamando la atención de los transeúntes y conductores con el sonido de una fuerte sirena que antecede a la voz del locutor expresando: “Por favor usa el tapaboca en todo momento y de manera correcta, cumplí con las medidas de higiene, el distanciamiento y las normas. La responsabilidad es de todos”.

Este último cuatrimestre, ante la inminente segunda ola del Covid-19, tanto el Gobierno Nacional como el Provincial han decretado y ampliado las reglamentaciones existentes desde marzo del 2020.

En particular, Mendoza ha adoptado medidas que incluyen restricciones en los horarios de circulación, sin determinar ningún cese de actividad comercial, pero sí limitando la cantidad de personas en las actividades recreativas y sociales.

El gobernador Rodolfo Suárez, con el apoyo de los mandatarios comunales, ha dispuesto estas normas a modo de ser empático con los mendocinos, considerando la situación de la economía.

Sin embargo, en ningún momento se ha flexibilizado el cumplimiento de las tres medidas obligatorias y exigidas hace un año atrás, que ayudan a prevenir los contagios de Covid-19: distanciamiento social, lavado de manos y el uso correcto del tapabocas.

Los jóvenes, el sector al que se trata llegar 

Al comienzo de este flagelo, ante el desconocimiento de cómo actuaba el virus, su propagación y consecuencias, los ciudadanos acataban los protocolos de forma estricta. Con el transcurrir de los meses, tras convivir con la pandemia e ir conociendo más sobre ella, las normas fueron adecuándose y ello incidió en que algunos sectores de la comunidad se hayan relajado, en particular los jóvenes.

Una cruda nota de Diario El País titulada ““Ignorantes”, “narcisistas”, “irresponsables”. ¿Cuándo y por qué empezamos a culpar a los jóvenes de todo?”,
 asevera: “No es sorprendente que jóvenes y adolescentes cuestionen las normas (familiares, sociales y hasta religiosas). La psicóloga y terapeuta Jara López explica que este desafío forma parte de un proceso de maduración tan natural como necesario.“Es necesario separarse de la norma en la que hemos crecido, de esta forma creamos nuestra propia idea del mundo y de nuestras necesidades. Cuando llegamos a la edad adolescente vivimos varios duelos a la vez, que tienen que ver con la desidealización de los padres, del cuerpo perdido y con la desidealización de la norma que se ha acatado hasta ese momento. Esto supone enfrentarse a muchas capas de la realidad y es muy duro porque de repente tomas conciencia de que todo lo que habías acatado hasta el momento, de que todas las normas que han estructurado tus vivencias, no son necesariamente justas o igualitarias”.

En el contexto actual todas estas implicaciones son entendibles, pero no aceptables, porque el virus no distingue razas, género ni edades.

Es necesario el raciocinio y compromiso de todos ya que nadie está exento ni inmune a padecer coronavirus. En lo que va del 2021, ante una cepa del virus más infecciosa y dominante, se ha comprobado que la/s variante/s es más contagiosa y son los de edades más jóvenes los que se infectan con mayor rapidez. Profesionales de la salud explican que este sector sufre complicaciones de Covid-19 que no esperaban.

Ante este marco, el Municipio trabaja persuadiendo a los más jóvenes, publicando las normas mediante gráficas en las redes sociales, a través de informes en los medios de comunicación y ahora con la difusión del parlante callejero, esperando que los ciudadanos incorporen las medidas para beneficio propio y de su entorno, para protección de sus seres queridos, abuelos, padres, hermanos, amigos; colaborando en mitigar los contagios y así evitar desenlaces fatales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

LAS MÁS LEÍDAS

Sigue Leyendo