Cuáles son y cuando comienzan las primeras señales: especialista nos habla sobre autismo

Share on whatsapp
WhatsApp
Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on print
Imprimir

Elián Misael Nazar nos cuenta cómo se desarrolla y cómo tratar este trastorno cuyo origen aún no está del todo claro.

La Asamblea General de las Naciones Unidas declaró el 2 de abril como Día Mundial de Concientización sobre el Autismo con el fin de  tratar la necesidad de ayudar a mejorar las condiciones de vida de los niños y adultos que se encuentran en el espectro autista.

Definir el autismo no es tarea sencilla. El psiquiatra Leo Kanner en 1943 realizo las primeras aproximaciones, definiéndolo como un síndrome de comportamiento que se manifiesta a partir de la  alteración de las relaciones sociales, el lenguaje y los procesos cognitivos en las primeras etapas de la vida. Con el tiempo, fue evolucionando y modificándose su concepción.

Permanecía la dificultad de definir si los factores cognitivos o los socio afectivos son determinantes para reconocer el diagnóstico. En los años 80` la Asociación de Psiquiatría Americana (APA) definió al autismo dentro de los Trastornos Generales del Desarrollo (TGD). El objetivo de esto fue diferenciar al autismo de una psicosis. Actualmente, la última versión del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales elimina esta consideración y la denomina  “Trastorno de Espectro Autista” (TEA). Define al autismo como deficiencias persistentes en la comunicación social y en la interacción social en diversos contextos (DSM V 2013).

Existen diferentes posturas sobre el autismo a nivel científico, las cuales dificultan su conclusión. Investigaciones tratan de hallar la causa entre lo biológico y lo ambiental. El psicoanalista Eric Laurant (2013) lo plantea de la siguiente manera ¿Se trata de una causa genética o de una causa epigenética surgida durante el embarazo? ¿De una anomalía inmunitaria? ¿De una alteración del desarrollo de los genes del lenguaje, incluso del cerebro en general? ¿De una reacción a productos empleados en vacunas? ¿Está vinculado a la obesidad de las madres, a la edad de los padres, o bien al uso de antidepresivos? Muchas de estas preguntas intentan aún ser respondidas, hasta el momento, siguen en pleno desarrollo.

Las características que deben observarse se encuentran en los ámbitos de la sociabilidad, juego, impulsos/afectos, lenguaje, comunicación y patrón de habilidades cognitivas. Al parecer los síntomas ya están presentes alrededor de los 30 meses de edad. A los seis meses de vida, ya se pueden vislumbrar síntomas. Por ejemplo: no corresponder a la sonrisa del adulto, pasar mucho tiempo observando fijamente objetos y luces en movimiento, dificultades en el descanso, etc.

Otra condición reconocida es el retraso en el desarrollo del lenguaje. Posiblemente muchos niños no llegan a hablar, poseen una prosodia particular, ciertas dificultades de comprensión y no interpretan formas ni ironías.

En su proceso de socialización, ocurre que pueden encontrar irritante  el contacto físico en algunos casos. En otros, puede que se aproximen colgándose a los brazos de familiares o extraños. Pueden expresar desinterés por otras personas, pueden ser distantes y evadir las miradas. O invadir el espacio de otros, acercándose demasiado.

Respecto de la afectividad, puede que su ansiedad les impida enfrentar experiencias inesperadas. Puede expresarse esto en baja tolerancia a las frustraciones, con gritos, pataletas o comportamientos auto agresivos.

Tal como se puede observar, el autismo implica una complejidad a la hora de ser abordada desde el punto de vista de la atención en salud, la cual debe ser interdisciplinaria (psicológica, psiquiátrica, neurológica, etc.) ¿Qué podría decirse de lo que viven sus familias? Seguramente existen cientos de experiencias y realidades. Por ello, es recomendable encontrar asistencia en profesionales con el fin de orientar la educación y orientación para cada madre y padre que acompaña el crecimiento de cada niña y niño.

Este trastorno lo es para toda la vida y es muy importante el diagnóstico temprano para potenciar las capacidades de la persona. Como sociedad, también necesitamos educación y orientación para reconocer formas de interacción y  colaboración. Comprender como se sienten, como piensan son grandes pasos para incentivar el desarrollo y crecimiento social. Todos podemos colaborar para que nuestra sociedad sea cada vez más justa e inclusiva.

Lic. Elián Misael Nazar.

MN 3372

Fuentes

https://www.rosario.gob.ar/mr/epidemiologia/copy_of_efemerides/abril/2-de-abril-dia-mundial-de-la-concientizacion-sobre-el-autismo-1#:~:text=La%20Asamblea%20General%20de%20las,adultos%20que%20sufren%20este%20trastorno.

https://www.eldiario.es/castilla-la-mancha/sociedad-deberia-conocer-trastorno-desconocido_1_2203267.html

Medlineplus.gov. “Trastorno del espectro autista”.Autismo https://medlineplus.gov/spanish/autismspectrumdisorder.html#:~:text=Se%20lo%20llama%20%22trastorno%20de,intereses%20limitados%20y%20comportamientos%20repetitivos.

Eric Laurant. La batalla del autismo.

Manual Diagnostio Estadistico de los Trastornos Mentales 3 (1980), 4 (1994) y 5 (2013).

Álvaro Molina.  NEUROPSICOLOGÍA Y COMUNICACIÓN FAMILIAR EN EL AUTISMO DE ASPERGER (ESTUDIO DE CASO) Universidad Católica Boliviana “San Pablo” 2007, Vol V, Nº 2 M olina, A.

TRASTORNO DEL ESPECTRO AUTISTA. 2017.  SOCIEDAD DE PSIQUIATRIA Y NEUROLOGIA DE LA INFANCIA Y ADOLESCENCIA Esmeralda 678 2º Piso Interior – Fono 632.0884 – Fax 639.1085 – e.mail: [email protected]. Santiago – Chile

Clase el autismo según las edades. De Cecilia Stabilito. Garcia coto. (2014)

Una respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

LAS MÁS LEÍDAS

Sigue Leyendo

  • Hostal Rosengarten