Valle de Uco, Domingo 17 de Febrero 2019
Tunuyán
Mostly sunny
33°C
 
Tupungato
Más claros que nubes
28°C
 
San Carlos
Más claros que nubes
33°C
 

Los dos religiosos siguen detenidos. 

Mientras los dos sacerdotes acusados de graves abusos sexuales siguen detenidos, la causa permanecerá semiparalizada hasta que no declare nuevamente el denunciante, según indica una nota publicada por el portal de noticias Los Andes. 

Se estima que recién en la segunda quincena de enero la fiscalía del Valle de Uco vuelva a activar la causa contra los monjes Diego Roque y Oscar Portillo, los dos sacerdotes que dirigían el monasterio de Cristo Orante en Tupungato.

Aún así, en los últimos días declararon el padre de la presunta víctima y su mujer, quienes habrían ratificado buena parte del relato del joven.

Son varias las razones por la cuales el caso está en “stand by”. Primero, porque los investigadores quieren escuchar la ampliación de la versión del denunciante para profundizar algunas cuestiones.

En los primeros días de enero el denunciante había sido citado a declarar en la fiscalía de Tunuyán pero el hombre tomó la determinación de no concurrir.

Luego, sus abogados presentaron un certificado médico donde se le diagnosticaba estrés postraumático que, por el momento, no le permitía declarar.

Así las cosas, se piensa que cuando los querellantes regresen de las vacaciones el denunciante podrá ampliar su declaración. El hombre ya ha declarado espontáneamente tres veces.

Por lo poco que se conoce del asunto, los presuntos abusos habrían empezado en Ciudad en 2009 cuando la víctima tenía 17 años, por lo tanto era menor. La situación se habría agravado cuando el joven entró al monasterio, donde habrían continuado los abusos hasta 2015.

Esta denuncia permitió que la Justicia imputara a Roque y Portillo por los siguientes delitos: abuso sexual agravado por acceso carnal; tentativa de abuso sexual agravado por acceso carnal; abuso sexual simple agravado por ser figura de autoridad; corrupción de menores y corrupción de mayores.

¿Quién investigará?

El segundo motivo por el cual la causa permanece paralizada es la recusación presentada por los querellantes contra el jefe de los fiscales del Valle de Uco, Javier Pascua, para que el magistrado sea apartado de la causa.

Es la última recusación de los querellantes, encabezados por el abogado Sergio Salinas contra Pascua por diferencias que tienen una larga historia.

Si bien el tema podría ser resuelto por la fiscal Paula Quiroga -al mando del Ministerio Público Fiscal, reemplazando al Procurador Alejandro Gullé- es probable que se espere a que Gullé retome sus funciones tras su licencia.

Fuente: Los Andes por Oscar Guillén

Share This