Valle de Uco, Viernes 19 de Julio 2019
Tunuyán
Intermittent clouds
10°C
 
Tupungato
Nubes intermitentes
9°C
 
San Carlos
Nubes intermitentes
10°C
 

Lo hizo en reemplazo de Raúl Alfonsín.

El año 1989 se inició con una terrible sequía que comenzó por los ríos y los diques y pronto dejó sin energía eléctrica a gran parte del país. Surgieron los cortes programados y proliferaron los generadores eléctricos.

La sequía se fue extendiendo hacia los bolsillos, que rechazaban los derretidos australes y se inclinaban por los dólares. Todos vaticinaban que el “Plan Primavera”, lanzado por el ministro de economía Juan Vital Sourrouille, no pasaría el invierno, pero en verdad no llegó ni al otoño. En febrero de 1989 se produjo un verdadero golpe de mercado, cuando los principales grupos económicos le retiraron su apoyo al presidente Alfonsín, mediante el retiro de sus depósitos de los bancos, la retención de las divisas producidas por las exportaciones y la demora en el pago de sus impuestos.

El 23 de enero de 1989, militantes del Movimiento Todos por la Patria (MTP), liderados por uno de los ex jefes del E.R.P., Enrique Gorriarán Merlo, intentaron copar el Regimiento 3 de Infantería en La Tablada. Los guerrilleros entraron a sangre y fuego pero fueron rodeados rápidamente por fuerzas policiales y del Ejército  y quedaron atrapados en el cuartel. Tras casi treinta horas de asedio, transmitidas ininterrumpidamente por la televisión, fue aceptada la rendición, que había sido solicitada varias veces  por los ocupantes. El saldo fue de 35 muertos y varios detenidos.

Mientras tanto, dos diputados justicialistas, Guido Di Tella y Domingo Cavallo, de gira por el exterior, hacían curiosas declaraciones. El futuro canciller de Menem hablaba de un dólar “recontra-alto” si ganaba el peronismo y el padre de la convertibilidad decía que si su partido llegaba al poder no pagaría la deuda externa. Estas palabras tuvieron el efecto de baldes de nafta en un incendio: los que pudieron se lanzaron  a comprar dólares y los acreedores externos aumentaron su presión sobre Alfonsín. Todo estalló en mayo en el último tramo de la campaña electoral.

El salario comenzó a desmaterializarse. Los productos eran remarcados en los supermercados en el trayecto de la góndola a la caja. Mientras los especuladores compraban dólares y la clase media fideos, una gran mayoría entraba en estado de desesperación. Se produjeron saqueos en Rosario y el Gran Buenos Aires. El gobierno radical estaba desbordado por los hechos y se había quedado hasta sin discurso.

Grupos perfectamente organizados, vinculados  con el sector carapintada del ejército,  incentivaron los saqueos y fomentaron la guerra de pobres contra pobres, promoviendo en las villas la creación de grupos de autodefensa contra hipotéticos ataques de otros villeros.

En este clima, se desarrollaron las elecciones nacionales, convocadas para el 14 de mayo. El ganador fue Carlos Menem que proponía que lo siguieran hacia la “Revolución Productiva” y el “Salariazo”. Pero para la entrega del poder faltaba una eternidad. ¿Cómo llegar al 10 de diciembre? Comenzó a sonar nuevamente la palabra ingobernabilidad y el presidente Alfonsín decidió renunciar a su cargo y adelantar la entrega del poder para el 8 de julio. Menem puso condiciones y se firmó un acuerdo por el cual el radicalismo se comprometió a avalar las profundas reformas que se propuso ejecutar el peronismo sobre las ruinas del Estado benefactor.

Menem estuvo en el poder 10 años y cinco meses. Una cifra original y con etapas ilustrativas de ese récord de gestión presidencial ininterrumpida. Los primeros cinco meses correspondieron al adelantamiento del final de Raúl Alfonsín. Los seis años siguientes fueron el primer mandato con la vieja Constitución, el tramo exitoso con apoyo popular para su giro neoliberal, a tono con la época y para nada exclusivo en la región. Y los cuatro años últimos, con la Constitución reformada, marcaron su tránsito desde la máxima coronación política a la declinación inevitable del proyecto y de su propia proyección nacional.

El ciclo político de Menem a escala nacional quedó cerrado en 1999. Tardó algunos años en asimilar ese agotamiento: ganó con poco (24 puntos y monedas) las elecciones de 2003, en medio de escombros de la política, pero reconoció que el balotaje venía con pronóstico de derrota total y definitiva. Renunció a esa pelea y Néstor Kirchner fue consagrado presidente. Pero no renunció del todo a la política. Se replegó a su provincia y desde hace años, cada tanto, le hace valer su banca al peronismo en el Senado.

Fuente: El Historiador / Infobae

Otras Efemérides

Día Mundial de la Alergia, realizando campañas de prevención de enfermedades alérgicas sufridas por más de 250 millones de personas.

1990, en el Mundial de Italia, Argentina perdió la final ante Alemania Federal. El único gol del partido lo anotó Andreas Brehme a 5 minutos del final, tras un polémico penal que cobró el árbitro mexicano Codesal.

2006 falleció la actriz y comediante Ana María Campoy. Nació el 26 de julio de 1925 en Colombia y ganó múltiples premios en distintos países. Se instaló en Argentina en 1949, en donde fue protagonista en teatro y televisión.

2014, en el Mundial de Brasil, el local fue goleado 7-1 por Alemania en las Semifinales, en un partido que quedará para la historia del fútbol.

Share This