Valle de Uco, Viernes 19 de Octubre 2018
Tunuyán
Mostly cloudy
19°C
 
Tupungato
Nuboso
15°C
 
San Carlos
Más nubes que claros
18°C
 

El sol puede provocar graves lesiones en la vista, sobre todo en los niños que son muy sensibles a los rayos UV. 

Todos somos conscientes de que una elevada exposición al sol puede derivar en cáncer de piel. Pero además de la piel, los ojos son una parte muy importante del cuerpo que hay que proteger de la radiación solar, pues una elevada exposición durante las primeras décadas de vida puede estar relacionada con la aparición de enfermedades como cataratas o degenaración macular (pérdida de agudeza de la visión central).

El cristalino es una parte del ojo que le permite acomodarse a la cantidad de luz que recibe. En el exterior, sobre todo con tiempo soleado, permite filtrar los distintos rayos ultravioleta (UV). El cristalino actúa como un filtro natural de los rayos del sol, pero no está a pleno funcionamiento hasta la edad adulta. Su papel de filtro protector se inicia a partir de los 12 años. Antes de esta edad, los niños son muy sensibles a los rayos UV porque su cristalino deja pasar más del 75% de la radicación.

Según los especialistas, “los efectos de una incorrecta exposición solar sobre nuestra visión no son suficientemente conocidos”, y agregan que puede tener relación con “otras patologías como úlceras en la córnea o incluso cáncer de piel en el párpado”.

Quizá se haya sorprendido al ver a un menor mirando directamente la luz del sol sin parpadear, sin que sienta la más mínima molestia. “En los niños pequeños, el parpadeo de los ojos todavía no funciona a pleno rendimiento. Todavía no han adquirido el reflejo que les permite cerrar los ojos para protegerse de una luz intensa y por tanto son capaces de soportar una luminosidad intensa sin parpadear. Esta capacidad de mirar al sol fijamente y durante mucho tiempo, sin sentir dolor ni molestia, aumenta las consecuencias sobre la vista de una exposición solar prolongada”, explican fuentes especializadas.

Hasta el primer año de vida, los pequeños solo son capaces de filtrar el 10% de los rayos UV, es decir, que el 90% restantes de rayos de sol alcanzan la retina de los bebés. “La protección de la zona ocular es imprescindible desde los seis meses de edad”, recomienda un especialista. Entre el primer año y los 12, únicamente el 40% de los rayos UV son filtrados y es a partir de los 12 años cuando “las cantidades de rayos UV que alcanzan la retina van disminuyendo progresivamente gracias al cristalino, que se vuelve más opaco y puede empezar a actuar con eficacia como filtro natural de los rayos del sol”.

En diferentes lugares del mundo se realizan campañas de protección solar infantil para concientizar a los padres de la necesidad de proteger los ojos de los más pequeños. Según datos, la protección de la visión se sitúa en cuarto lugar en el orden de prioridades de los padres para proteger a sus hijos del sol. De hecho, las ventas de gafas de sol infantiles suponen el 3% del total de gafas de sol vendidas.

Características de las gafas

Cuanto más pequeño es un niño, más grandes son sus pupilas, por lo que la cantidad de luz que entra al ojo es mucho mayor. El uso de gafas de sol por parte de los niños “es incluso más importante que en los mayores”.

A la hora de comprar unas gafas de sol para los hijos, las ópticas y las farmacias son los establecimientos más recomendados por los profesionales, ya que así te aseguras que han pasado los controles pertinentes de sanidad y que las lentes van a proteger al 100% de los rayos UV.

Las gafas deben ser homologadas. Para comprobarlo, debemos buscar la etiqueta UV que indique si ofrecen una protección del 100% contra los rayos UVA y UVB y número de categoría de la lente.

El filtro UV nos indica que las lentes nos están protegiendo y eliminando de la radiación nociva que emite la luz solar por debajo de los 400nm. En cuanto a las categorías, “pueden ir desde la categoría 1 hasta la categoría 4, y hacen alusión a la cantidad de luminosidad que dejan pasar las lentes; es decir, no tiene nada que ver con la protección UV”. En el caso de los niños no se debe bajar de categoría 3, que es la más común y la aconsejada para el verano y días soleados. Las categorías 1 y 2 se indican para días menos soleados o invierno y la categoría 4 es más específica para circunstancias de luminosidad especiales, como practicar deportes de nieve, alta montaña o incluso el desierto. Esta última categoría está prohibida para conducir.

En cuanto al tipo de gafa, se recomienda que sean de pasta para ajustarse mejor al niño y que no le hagan daño. Además es importante que la gafa cubra todo el ojo y se encaje bien en la cara, que apoye por arriba en la zona de las cejas y por abajo en la nariz para que la luz no entre por los laterales.

Lo importante es decidirse a proteger los ojos de nuestros niños de los efectos del sol. Para ello, nada mejor que la recomendación de Óptica Enfocarte, un especialista en el cuidado de nuestros ojos.

(fuente: https://amp.20minutos.es/noticia/3381872/0/como-proteger-los-ojos-de-los-ninos-del-sol/)

Share This