Fuerte incremento de demanda en las guardias de hospitales del Valle de Uco por infecciones respiratorias

bronquitis-niño
Foto ilustrativa.
WhatsApp
Facebook
Twitter
Imprimir

Como en el Gran Mendoza, se reporta un notable aumento de las consultas de niños y adultos.

Mendoza atraviesa un frío otoño y como es común en esta época del año, las infecciones respiratorias aumentan.

Además, luego de más de dos años de pandemia y con una curva controlada, aparecen otras enfermedades y las guardias de algunos hospitales empiezan a verse colmadas de pacientes.

En el Gran Mendoza, los hospitales pediátricos Humberto Notti, en Guaymallén y Alexander Fleming en Ciudad, reportan un exceso de demanda.

En el Valle de Uco, el Hospital Tagarelli de San Carlos y el Hospital Gral. Las Heras también han informado un fuerte incremento, no tan solo de niños, sino también de adultos, que acuden a la atención de emergencia por infecciones respiratorias.

“Hay mucha demanda, no solamente de pacientes pediátricos sino también adultos. Suelen haber 150 pacientes por guardia pediátrica y 100 adultos en guardia general”, explicó Silvina Córdoba, directora del Hospital Tagarelli, en diálogo con El Cuco Digital.

Leer también Sanción e inhabilitación de matrículas a 4 anestesiólogos: en el Scaravelli aún no han regresado a cumplir funciones.

En tanto, Bárbara Lavanderos, jefa de la guardia del Hospital de Tupungato también detalló que atraviesan una situación similar. “Ha aumentado notablemente el tema de las consultas pediátricas más que nada por infecciones respiratorias pero también en adultos”.

Por su parte, en el Hospital Scaravelli no se han evidenciado grande cambios respecto a años anteriores. “Hay un aumento de estas patologías y mucho de estas, en el servicio de pediatría pero nada distinto a otros años cuando llega la época invernal”.

Prevención de enfermedades respiratorias

Para prevenir enfermedades respiratorias tales como la gripe, la bronquiolitis, la bronquitis y la neumonía, el Ministerio de Salud de la Nación destaca destaca la importancia de tener las vacunas incluidas en el Calendario Nacional de Vacunación al día:

Gripe: dosis anual para el personal de salud, adultos mayores de 65 años, mujeres embarazadas, puérperas hasta 10 días posteriores del egreso de la maternidad (si no se vacunaron durante el embarazo) y personas con factores de riesgo.

Dos dosis para todos los niños y niñas entre 6 y 24 meses si es la primera vez que se vacunan separadas de 4 semanas.

Neumococo:

  • Bebés a los 2, 4 y 12 meses de vida.
  • Adultos mayores de 65 años (esquema secuencial de dos vacunas).
  • Niños y adultos de 5 a 64 años con problemas en su sistema inmunológico o con enfermedades crónicas (respiratorias, cardíacas, hepáticas, diabetes, entre otras). En el caso de las personas con factores de riesgo, es necesario presentar orden médica.

Tos convulsa: se previene esta enfermedad aplicando el esquema adecuado en cada etapa de la vida. Las vacunas que protegen contra la tos convulsa o coqueluche, en cada etapa de la vida son:

  • Quíntuple:
    • Bebés a los 2, 4 y 6 meses de vida.
    • Refuerzo: entre los 15 a 18 meses.
  • Triple bacteriana celular:
    • Una dosis: entre los 5 y 6 años (edad de ingreso a la escuela primaria
  • Triple bacteriana acelular:
    • Una dosis: 11 años.
    • Una dosis: en cada embarazo, después de la semana 20 de gestación.

Además de las vacunas, para cuidar tu salud durante el invierno son muy importantes las siguientes medidas:

  • Te laves las manos con agua y jabón después de volver de la calle, antes de cocinar o comer y después de ir al baño o cambiar pañales.
  • Utilices un barbijo o cubreboca para atender a los bebés (cambiarlos, preparar o darles la comida, bañarlos tenerlos en brazos, jugar con ellos).
  • Ventiles todos los ambientes a diario aunque haga frío.
  • Los braseros y estufas a leña deben ser encendidos y apagados fuera de la casa.
  • No uses el horno o las hornallas de la cocina para calefaccionar el ambiente (porque consume el oxígeno, es ineficiente y es caro).
  • No pongas recipientes con agua sobre la estufa, cocina u otra fuente de calor (porque la humedad favorece el desarrollo de hongos).
  • No arrojes al fuego plásticos, goma o metales (porque desprenden gases y vapores tóxicos).
  • No fumes y mantengas los ambientes libres de humo.
  • No te automediques ni uses remedios caseros en vos, los bebés ni los niños/as. Hacerlo podría dificultar un diagnóstico correcto, empeorar el cuadro o producir una intoxicación grave..
  • Mantengas reposo en la casa mientras continúen los síntomas.
  • Te cubras la boca al toser o estornudar con un pañuelo descartable o con el pliegue del codo para evitar contagiar a otros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

LAS MÁS LEÍDAS

Sigue Leyendo

  • Hostal Rosengarten