Valle de Uco, Viernes 13 Diciembre 2019
Tunuyán
Cloudy
17°C
 
Tupungato
Cubierto
16°C
 
San Carlos
Cubierto
17°C
 

No hubo aplausos eufóricos para el presidente electo en la 25 Conferencia Industrial de la UIA, pero si señales de confianza en medio de un contexto adverso.

Sin todavía conocer cómo estará finalmente conformado el gabinete, los empresarios no esperaban demasiadas definiciones del plan económico que llevará a cabo el nuevo gobierno. 

La presencia del presidente electo, Alberto Fernández, en la 25 Conferencia Industrial de la UIA que se desarrolla hoy en el Golden Center de Parque Norte, no sólo tranquilizó a los industriales que temían el faltazo, sino que reconfirmó lo que ya era un hecho desde las elecciones: que ya no hay divisiones en la institución y que hasta los históricamente más críticos del kirchnerismo hoy le dan un voto de confianza al nuevo gobierno.

La gran pregunta que todos se hacen es el cómo en un momento con enormes desafíos en materia económica y con un contexto regional e internacional inestable.

Si bien no se escucharon aplausos eufóricos, el discurso de Fernández fue música para los oídos de los más de 1.500 empresarios que lo estaban escuchando: defensa de la industria; duros cuestionamientos al sistema de especulación financiera que, según coinciden, implementó el actual gobierno de Mauricio Macri; control de las importaciones; impulso del mercado interno y de las exportaciones; la decisión de no pagar la deuda a costa de la producción; y por sobre todo, crear un consejo económico y social que tenga como objetivo discutir las políticas de Estado entre todos los actores. El mandatario electo dijo todo lo que los industriales querían escuchar, y que tanto padecieron de la actual administración.

“El discurso fue bueno, oportuno y balanceado. Se refirió a la compleja situación nacional, regional e internacional y remarcó que hay que trabajar entre todos para sacar al país adelante”, enfatizó el vicepresidente de la UIA y titular de la Coordinadora de Industrias de Productos Alimenticios (Copal), Daniel Funes de Rioja. Lo mismo planteó el santafesino Guillermo Moretti: “Macri nunca mencionó la palabra industria. Y el eje del discurso de Fernández fue justamente ése. Todos tenemos expectativas para ver cómo se implementa el plan para salir adelante, con todos los problemas económicos que deja este gobierno”.

También lo notó “equilibrado y moderno” la empresaria autopartista Carolina Castro, la primera mujer en integrar el comité ejecutivo de la UIA. Para ella, fue “muy importante escuchar que las políticas saldrán por consenso” y que la agenda para recuperar el mercado interno “no puede atarse exclusivamente a un acuerdo de precios y salarios”. Se mostró, igualmente, cautelosa con lo que viene. Si bien a todos los industriales les gusta escuchar a alguien que diga que va a hacer todo lo que ellos vienen pidiendo desde hace cuatro años, “se viene una etapa muy compleja, por lo que hay que moderar las expectativas”.

Fernández no llegó solo al predio de Parque Norte. Lo acompañaron los economistas Matías Kulfas, Paula Español, Fernando Peirano y el diputado José Ignacio de Mendiguren. Y aunque muchos son “amigos” de la casa, no permanecieron en el lugar demasiado tiempo luego del discurso del presidente electo. Son demasiadas las preguntas que tienen los empresarios, y pocas las respuestas que los futuros funcionarios pueden dar por ahora.

El salón estaba lleno; hubo récord de inscripciones, entre empresarios, sindicalistas y referentes de organizaciones sociales. Entre los referentes gremiales, escucharon a Fernández Gerardo Martínez, de la Uocra; Antonio Caló, de la Unión Obrera Metalúrgica (UOM), Armando Cavalieri, del sector comercio; Héctor Daer, de Sanidad, Rodolfo Daer, del sector de la alimentación; y José Luis Lingeri, de Obras Sanitarias.

Sobre el mensaje que dio Fernández en materia de control de las importaciones, los apoyos también fueron unánimes. Si bien en la UIA conviven los empresarios que buscan un mayor control de las compras al exterior con los que defienden una mayor apertura, la posición más generalizada es que debe haber una administración del comercio inteligente.

“Hay que generar las condiciones para que la creación de trabajo en la Argentina sea rentable y es fundamental salir de la lógica de la especulación. El control de las importaciones es fundamental. Ya con eso, y una industria con una capacidad instalada promedio del 50 a 55%, se dinamizaría el mercado interno”, sostuvo el textil Jorge Sorabilla.

Por su parte, Cristiano Rattazzi, consideró el discurso del presidente electo como “moderado” y planteó que “problemas económicos hay bastantes”, por lo que “si bien el sendero por el que hay que transitar es estrecho, si lo hacen bien, tienen grandes posibilidades de que les salga bien”. También destacó que Fernández no sólo haya mencionado la necesidad de reflotar el mercado interno, sino también impulsar la exportación.

Fuente: Infobae