Valle de Uco, Lunes 16 de Julio 2018
Tunuyán
Mostly clear
0°C
 
Tupungato
Parcialmente Nuboso
-2°C
 
San Carlos
Principalmente Despejado
0°C
 

¿Qué es ser “un baqueano”? ¿Qué es un ramblón? En esta nota, conocé un poco más del paisaje sancarlino y de la cultura regional.

Por Estefanía Tello

El Cuco Digital dialogó con Jorge Moyano, un baquano de años de San Carlos, conocedor de los recovecos, campos, estancias del pueblo y de los 27 ramblones ocultos ubicados al este del departamento.

-Primeramente Jorge, cuéntenos ¿qué significa ser un baqueano?

Un baqueano es la persona que conoce los lugares más recónditos de una región. Para eso se necesita recorrer muchos kilómetros y encontrar hasta los senderos más escondidos.

-¿Por qué la gente del pueblo sancarlino lo conoce a usted como uno de los principales baqueanos de la región?

Bueno la historia comienza así, yo nací en el año 1947 en el distrito de Pareditas y viví mi infancia en la bajada alta de La Faja, un campo ubicado al sur del departamento sancarlino. Allí comencé mis andanzas recorriendo distintas zonas y senderos.

Desde los 10 años integré diferentes grupos de arrieros de San Carlos, trasladando ganado caprino y vacuno a invernar en la montaña. Lo comencé haciendo con mi padre, Alejando Moyano y algunos familiares que me enseñaron sobre esta actividad. Luego, con el tiempo crecí y fui yo quien dirigía esos arreos. Eso me permitió conocer lugares maravillosos de la región.

Esa actividad se realizaba normalmente en la primavera, con el objetivo de conservar y cuidar el alimento de los animales, eso daba la posibilidad que los pastos crecieran y semillaran. El animal era llevado a distintos lugares de la montaña y cuando regresaban a sus puestos, el pasto había crecido,

Bueno, con el tiempo seguí realizando trabajos en el campo, y llegué a conocer el famoso “guadal sancarlino”, ubicado en el este del departamento donde se encuentran 27 depósitos de agua llamado “Los Ramblones”.

¿Qué es un “ramblón”?

Los ramblones son pozos de agua que se han hecho solos, donde se junta el agua de lluvia por los desniveles de la tierra. Los animales llegan hasta allí para beber, sobre todo, en épocas de sequía. También, muchos puesteros aprovechan estos reservorios de agua para diferentes usos.

Foto tomada del libro “Lo que cuentan los ríos”

Estas aguadas, o ramblones tienen nombre, y hay que ser muy buen baqueano para encontrarlos y ubicarlos. De norte a sur, encontramos: Las Parbitas, El Chifle, El Sapo, El Coironal, Las Yeguas, El Lechucito, El Toro Negro, Las Peñas, El Plumerito, La Barroza, Las Liebres, Los Tres Rambloncitos, Romblón del Medio, Los Ramblones, Ramblón del Atravesado, Delfín, Boleadero, El Choique, Represa Peñina, Cerro del Guadal, Las Lomas de Piedras, Del Palo, De los Bordos Negros, Del alto de los Huevos, El Barrial de La Pampa, Los Barrialitos y por último el Ramblón del Cerro Arroyo Hondo.

-Usted también fue delegado municipal de la zona Sur de San Carlos. ¿Cuánto le sirvieron sus conocimientos previos para desempeñar esa función?

El conocimiento territorial que tenía me llevó hacer elegido delegado de la zona Sur de San Carlos, había mucho por trabajar. Uno de los proyectos principales fue colocar paneles solares en los puestos de la región, el hecho de que conociera los campos y la ubicación de cada puestero nos brindó la posibilidad de que el trabajo se hiciera de forma ordenada y exitosa, con el aporte del intendente municipal de ese momento, el ingeniero Miguel Natalio Firpo. También pudimos lograr cumplir con el proyecto llamado “Reparaciones de techos en viviendas de puesteros”. El trabajó se concretó en su totalidad.

-De todos los lugares de la región que ha podido conocer, ¿cuál es su lugar favorito?

Tengo que decir que es el Arroyo de La Faja, el lugar donde nací y me criaron. En ese lugar hay unas hermosas montañas y un arroyo que nos daba el agua para la vida, tanto para el consumo como para los animales. Pero debo confesar que una de las cosas más hermosas y atrayentes de nuestra región es la Laguna del Diamante. San Carlos es hermoso: tenemos ríos, arroyos, vertientes, montañas, cerros, y el Desierto de las Huayquerías, entre otros lugares para disfrutar. Todo es hermoso, aunque yo sigo prefiriendo los lugares donde nacen los arroyos, donde el pasto está verde, y los animales pueden pastar y crecer, y donde se disfruta de todo lo que nos da la naturaleza.

Huayquerías (foto Cultura Mendoza)

 

Share This