Valle de Uco, Viernes 20 de Julio 2018
Tunuyán
Mostly sunny
6°C
 
Tupungato
Más claros que nubes
4°C
 
San Carlos
Más claros que nubes
6°C
 

El Concejo Deliberante de San Carlos renovó, a principios de mes, la mitad de los concejales. Es decir que, de los 10 concejales actuales, cinco son “nuevos”, mientras la otra mitad inició su mandato en 2015. Conjuntamente, también se produjo la renovación de las autoridades del cuerpo legislativo: la edil del PD Graciela Álvarez, quien ya lleva dos años como legisladora departamental, ocupa, por primera vez, la Presidencia del Concejo. Y es desde allí, que en las últimas semanas, creció la polémica y la tensión, y se produjo alrededor de una exigencia de la presidencia: la asistencia obligatoria de los concejales.

No existe ninguna legislación que indique cuántas horas o espacio de tiempo deben asistir los concejales a trabajar al recinto del HCD, pero si está explicitado que deben participar de las reuniones de las Comisiones que integran y de las Sesiones que se lleven a cabo. Sobre esto último, si se produjeran tres inasistencias injustificadas, se abre la posibilidad de un Juicio Político. Más allá de la legislación vigente, y de los acuerdos tácitos que puedan llegar a plantearse, lo concreto es que algunos no parecen tener muy claro cuáles son las obligaciones de los concejales, y los chisporroteos no tardaron en aparecer en el HCD sancarlino.

La primer polémica surgió alrededor del recientemente electo concejal, el locutor Pedro Fernández, quien fue criticado por algunos sectores, porque durante algunas mañanas sigue conduciendo su programa radial. Algunos medios locales, opinaron que su rol de conductor radial y dueño de un medio local, no sería compatible con la función de concejal. Frente a esto, Fernández, desde su programa informó que él va los días martes a las reuniones de Comisiones y los jueves a las Sesiones del Concejo, como se le indicó cuando inició su tarea. Para Fernández, el cuestionamiento a su profesión particular, “es un ataque por su posición crítica del gobierno departamental”.

La segunda polémica, menos mediática y más de pasillo, también giró alrededor de la presencia de los ediles en el recinto del HCD. Según se supo, la nueva presidenta Graciela Alvarez, pidió a los concejales que asistan de manera más frecuente al lugar de trabajo, y también lo hagan a las reuniones de Comisiones. Frente a esto, tanto algunos concejales oficialistas como opositores se mostraron disconformes con la iniciativa, aduciendo que no hay legislación que los obligue a asistir de manera permanente a las oficinas donde funciona el HCD. El conflicto, que aún no ha alcanzado estado público, está latente, y por lo que pudo saberse, no todos acompañan la iniciativa de la nueva presidencia, por lo que las rispideces y algunos roces son moneda corriente.

Frente a los reclamos de Graciela Álvarez, para que los ediles asistan regularmente al Concejo, realizamos una breve investigación sobre la asistencia de los concejales: los de mejor asistencia son la propia Graciela Álvarez (PD) y Juan Torres (PJ). Quienes más faltaron durante los últimos dos años fueron Lorena Martín (PJ) y Armando García (PD), mientras los de mejor asistencia en los últimos dos años fueron Juan Jofré (PJ) y José García (PD).

Treinta y cinco mil pesos es lo que cobra un concejal en el departamento de San Carlos. Tiene la obligación de asistir al Concejo el día de las Sesiones y pertenecer a alguna de las Comisiones de trabajo que funcionan en el órgano legislativo. Por ahora, hay polémica sobre la asistencia, y sobre la compatibilidad de las actividades privadas con la función legislativa, aunque aún no se ha puesto sobre el tapete, por ejemplo, el rol que debe cumplir un concejal en relación al Ejecutivo Departamental. Es una realidad que hay muchas críticas desde la comunidad en general hacia el Concejo y los concejales, por eso, parece una buena iniciativa que desde la Presidencia se esté exigiendo a los ediles, por lo menos, la asistencia al lugar de trabajo. Tal vez más adelante, también se puedan plantear otras cuestiones, menos coyunturales y más estructurales, como el futuro departamental, la matriz productiva, las problemáticas sociales, entre otros temas.

Se supone que son los representantes de la ciudadanía que deben . Sin embargo son muchas las criticas que la comunidad tiene para con los ediles y el cuerpo legislativo, por ahora se abrió el debate en torno a si asisten o no su lugar de trabajo y su compatibilidad con las actividades privadas que cada uno realiza, todavía no se ha puesto en debate su rol frente al ejecutivo y si hacen o no su trabajo.

Share This