Valle de Uco, Jueves 23 de Mayo 2019
Tunuyán
Sunny
17°C
 
Tupungato
Soleado
15°C
 
San Carlos
Soleado
17°C
 

Bien que estamos al tanto del consejo para mantener los dientes sanos: cepillarse dos veces al día y no comer demasiada azúcar.

Entonces, ¿por qué los que seguimos estas instrucciones nos damos cuenta de que a veces necesitamos un relleno cuando visitamos al dentista? La verdad es que hay un poco más para prevenir la caries dental de lo que sugieren estas pautas. Esto es lo que necesitas saber.

Mejorar las habilidades

Hace una gran diferencia la manera como nos cepillamos. El acto mecánico del cepillado elimina la placa dental muy pegajosa: una mezcla de bacterias, sus ácidos y subproductos pegajosos y restos de alimentos. Se forma naturalmente en los dientes inmediatamente después de haber comido, pero no se vuelve desagradable y comienza a dañar los dientes hasta que alcanza una cierta etapa de madurez. La cantidad exacta de tiempo que esto toma no se conoce, pero es de al menos más de 12 horas.

Las bacterias consumen azúcar y, como un subproducto, producen ácidos que disuelven los minerales de los dientes, dejando agujeros microscópicos que no podemos ver. Si el proceso no se detiene y no se reparan, pueden convertirse en caries grandes y visibles.

Tomar dos minutos para cepillarse los dientes es un buen objetivo para eliminar la placa y debemos cepillarnos por la noche y otra vez durante el dia. El cepillado con frecuencia detiene el desarrollo de las bacterias a una etapa en la que se pueden establecer las especies que producen más ácido.

Los cepillos de dientes eléctricos pueden ser más efectivos que el cepillado manual y una pequeña cabeza de cepillo de dientes ayuda a llegar a áreas incómodas en la boca, mientras que las cerdas de textura media te ayudan a limpiar con eficacia sin causar daño a las encías y los dientes. Lo principal, sin embargo, es ¡cepillarse!

Hay que usar pasta dental con fluoruro y tabletas reveladoras

La mayor parte del beneficio del cepillado proviene de la pasta dental. El ingrediente clave es el fluoruro, que según la evidencia previene la caries dental. El fluoruro reemplaza los minerales perdidos en los dientes y también los hace más fuertes.

Para obtener el máximo beneficio se debe utilizar pasta dental con 1350-1500 ppmF, que es la concentración de fluoruro en partes por millón, para prevenir la caries dental.

Hay que comprobar la concentración de la pasta de dientes leyendo los ingredientes en la parte posterior del tubo. No todas las pastas de dientes de los niños son lo suficientemente fuertes como para que puedan obtener el máximo beneficio. El dentista puede recetarnos una pasta dental con fluoruro de mayor concentración en función de la evaluación del riesgo de caries que tengamos en nuestra familia.

La placa es difícil de ver porque es blanquecina, como los dientes. Las tabletas reveladoras están disponibles en supermercados y farmacias y hacen que la placa sea más visible, mostrando las áreas que puedes haber olvidado al cepillarte.

Escupir, no enjuagar

Por la noche, producimos menos saliva que durante el día, así que nuestros dientes tienen menos protección contra la saliva y son más vulnerables a los ataques de ácido. Por eso es importante retirar los alimentos de los dientes antes de acostarte para que las bacterias de la placa no puedan darse un festín durante la noche. Obviamente no hay que comer ni tomar nada, excepto agua, después del cepillado por la noche. Esto también le da al fluoruro la oportunidad más larga de trabajar.

Una vez que nos hayamos cepillado, no hay que enjuagar la boca con agua o enjuague bucal, ¡ya que estaríamos lavando el fluoruro! Este puede ser un hábito difícil de romper, pero puede reducir la caries dental hasta en un 25%.

No más de cuatro “golpes de azúcar”

Los azúcares intrínsecos se encuentran naturalmente en alimentos como la fruta y tienen muchas menos probabilidades de causar caries en los dientes que los azúcares agregados o libres. Los azúcares libres son generalmente los que los fabricantes agregan a los alimentos, pero también incluyen miel, jarabe y jugos de frutas.

Para las bacterias, todos estos son fáciles de consumir, metabolizar y producir ácidos. Sin embargo, puede ser difícil saber cuáles son los peores azúcares para los dientes. Por ejemplo, aunque las cantidades normales de fruta son buenas, los jugos de frutas tienen azúcar liberado de las células de la planta y el consumo excesivo puede causar su descomposición.

La Organización Mundial de la Salud recomienda que los azúcares libres deberían constituir idealmente menos de 5% de la ingesta diaria de calorías. Entonces, ¿cómo se ve esto? Para adultos y niños mayores de 11 años, esto es alrededor de 30 g, aproximadamente ocho cucharaditas de azúcar por día. Una lata de gaseosa de 330 ml contiene 35 g de azúcar.

Aunque no es tan importante cuánto, la frecuencia con la que comemos azúcar también es importante. Los carbohidratos simples como el azúcar son más fáciles de digerir por las bacterias que las proteínas o los carbohidratos complejos. Las bacterias producen ácidos después de que metabolizan el azúcar, lo que causa la desmineralización.

Afortunadamente, a través de las acciones de la pasta dental con flúor y los efectos remineralizantes de la saliva, nuestros dientes pueden recuperarse de las etapas tempranas de estos ataques. Es como tener una serie de escalas: tratar de mantener el equilibrio entre los azúcares de un lado, la pasta dental con fluoruro y la limpieza del otro.

Normalmente, los dientes pueden estar expuestos a cuatro “golpes de azúcar” –episodios de ingesta de azúcar– al día sin daños irreversibles en los dientes. ¿Por qué no tratar de contar cuántos golpes azucarados tienes al día? Esto incluye galletas, tazas de té o café azucarados y otros bocadillos con carbohidratos refinados como las papas fritas. Una forma simple de reducir el consumo sería dejar de poner azúcar en las bebidas calientes y limitar los bocadillos.

Si, a cepillarse dos veces al día con pasta dental con fluoruro, escupir, no enjuagar, no comer ni beber nada después del cepillado y no consumir azúcar más de cuatro veces al día. Nada que sea muy difícil de lograr.

Fuente: The Conversation

Share This