San Carlos libre de transgénicos: luchan por una ordenanza que proteja los alimentos y la agricultura

WhatsApp
Facebook
Twitter
Imprimir

Hoy, “Crece desde el Pie” presentará un proyecto en el Honorable Concejo Deliberante.

Este jueves 7 de octubre, la organización Crece desde el Pie, presentará en el Honorable Concejo Deliberante de San Carlos, un proyecto de ordenanza que prohíba el cultivo de organismos genéticamente modificados en el departamento.

Los productores y trabajadores de la tierra se encuentran luchando por una ordenanza que proteja los alimentos y la agricultura local.

Según explicó la entidad sin fines de lucro ubicada en La Consulta, “los transgénicos se obtienen a través de la modificación de genes de plantas, animales y microorganismos con el fin de generar nuevos seres que nunca hubiesen existido sin manipulación genética. Este proceso no es natural y sobrepasa las barreras entre especies. Estos cultivos se basan en un modelo extractivista que exprime los suelos, contamina el agua y el aire, por el drástico aumento del uso de agrotoxicos”.

Por otro lado, agregaron: “Este modelo, concentrado en pocas empresas,  pone en riego a las semillas libres, a la historia construida durante generaciones por agricultores y agricultoras, de cuidados, selección y conservación, considerando que los OGM contaminan los recursos por polinización cruzada”.

“Es un problema silencioso y que silencia a pueblos enteros. Quienes defendemos la vida no podemos callar cuando la humanidad está en juego. Somos responsables de la defensa de nuestros bienes naturales y es condición suficiente para no dejar de luchar hasta conseguir la prohibición de transgénicos. Agricultura y alimentos sin transgénicos. ¡Semillas libres, pueblo libre!”, detallaron para concluir en un escrito que publicaron en las redes sociales.

¿Qué son los transgénicos?

Los transgénicos se obtienen a través de la modificación de genes de plantas, animales y microorganismos con el fin de generar nuevos seres que nunca hubiesen existido en la naturaleza sin manipulación genética.

Los organismos modificados genéticamente (OMG) o transgénicos no son una extensión de la agricultura tradicional, ya que sobrepasa las barreras entre especies. Además, los conocimientos científicos actuales no son suficientes para predecir su evolución e interacción con otros seres vivos fuera de un ambiente confinado.

Desde su aparición hace más de 15 años, los cultivos y alimentos transgénicos no han demostrado los supuestos beneficios prometidos por la industria biotecnológica. Sin embargo han experimentado una rápida expansión en un número limitado de países, debido a las estrategias agresivas de su sector. Está ampliamente documentada la cercanía de esta industria con los centros de decisión política, por ejemplo en Europa.

Transgénicos en la alimentación

La rápida introducción de los transgénicos en la alimentación contrasta con la escasez de estudios científicos sobre sus impactos en la salud. Los transgénicos están presentes en nuestra alimentación ya que la mayoría del ganado se alimenta con piensos que contienen transgénicos.

Además muchos productos preparados contienen lecitina, harina, almidón o aceite, la mayoría derivados de maíz y soja. Estos son los cultivos transgénicos más extendidos por lo que es probable que estos ingredientes sean también transgénicos. La aparición de nuevos tóxicos en los alimentos o de nuevas alergias son algunos de los riesgos.

La mayoría de los estudios sobre transgénicos y salud son desarrollados por las propias empresas que los comercializan. Ninguno estudia los efectos a largo plazo. Algunos de estos cultivos llevan genes de resistencia a antibióticos, lo que disminuye la eficiencia de estos medicamentos. Diversas investigaciones realizadas en mamíferos demuestran cómo los transgénicos afectan a la fertilidad o aumentan la mortandad.

¿Son seguros los alimentos transgénicos?

No existen evidencias científicas de que los alimentos transgénicos sean inocuos para la salud humana o el medio ambiente.

Durante años, la industria de los transgénicos y sus gobiernos afines han construido el mito de que los cultivos transgénicos son los alimentos más evaluados de la historia y tienen el visto bueno de comités científicos independientes y responsables. Sin embargo, al analizar la composición o el trabajo de estos comités, tanto a nivel español como europeo, se demuestra que las puertas giratorias y los conflictos de interés están muy extendidos y que la industria de los transgénicos tiene demasiado poder en las decisiones en torno a estos cultivos.

Amigos de la Tierra con sus informes Las Malas Compañías ha denunciado  la falta de transparencia en las decisiones en torno a los cultivos transgénicos.

No hay consenso científico en torno a la seguridad de los transgénicos

Multitud de científicos e instituciones científicas dudan de la seguridad de los transgénicos. La industria de los transgénicos y sus defensores promueven la idea de que el debate sobre su seguridad está superado. Sin embargo la mayoría de instituciones científicas reconocen importantes lagunas de conocimiento y la necesidad de seguir investigando sobre los efectos de los alimentos transgénicos en la salud. Informe:  Scientific Consensus

Fuente: Amigos de la Tierra.org                              

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

LAS MÁS LEÍDAS

Sigue Leyendo

  • Hostal Rosengarten