Valle de Uco, Lunes 15 de Julio 2019
Tunuyán
Clear
10°C
 
Tupungato
Despejado
8°C
 
San Carlos
Despejado
10°C
 

El esperado sorteo de la Conmebol en Asunción dejó una certeza: River y Boca no tendrán que enfrentarse en los octavos de final. Era una de las posibilidades, ya que el equipo de Alfaro estaba en el copón de los primeros de los grupos y el de Gallardo en el de los segundos.

Finalmente, a River le tocó el duro Cruzeiro. Y a Boca otro rival brasileño que ya mostró su capacidad en la Bombonera: el Atlético Paranaense. Ahora bien, ¿cuándo podría haber Súper?

Es imposible que haya un Superclásico en una final como el año pasado (ya que ambos aparecen en el mismo lado del cuadro). Esta vez el cruce se daría en las semis, siempre y cuando ambos equipos avancen las dos etapas anteriores.

River deberá superar a Cruzeiro (primero se jugará en el Monumental y luego en Belo Horizonte). De pasar, se medirá contra el ganador de San Lorenzo-Cerro Porteño (con el equipo paraguayo definiría de visitante y con el conjunto de argentino de local).

Boca tendrá que dejar en el camino a Atlético Paranaense (definirá en la Bombonera). Si pasa, enfrentará al ganador de Liga de Quito-Olimpia (con ambos cerraría de local). ¿Y después?.

Y después llegaría para ambos el Superclásico. ¿Se dará de nuevo? En caso que así sea, el partido de ida se jugará en el Monumental y la vuelta en la Bombonera.

Mucho silencio antes de cada segunda bolilla, que sacaba Roque Santa Cruz y que anunciaba luego Frederic Nantes, de la Conmebol, director de Competiciones. Primero fue River, el equipo que justamente sacó Juanfer Quintero, y después llegó Cruzeiro para el gran duelo de octavos de final: se define en el Mineirao, es el gran choque de esa fase. Después, con las cerca de 200 personas que estuvieron expectantes, se fueron escuchando nombre por nombre de los equipos.

Godoy Cruz fue el segundo argentino, con el duro Palmeiras. Claro que el equipo mendocino se corta del otro lado de la llave y no tendrá argentinos en su camino. En cambio, Boca se puede llegar a cruzar después de Paranaense con Liga de Quito (definiría de local) o Olimpia (de visitante) y con River en semifinales (cerrando en la Bombonera) o con San Lorenzo (se cierra en La Boca) o Cerro Porteño (sería en Paraguay).

En la parte de la llave de los argentinos, Boca tiene un viaje a Brasil y luego hasta una final tendría Quito (cerrando de local) o Paraguay (de visitante).

Por el lado de River, va a Belo Horizonte y luego también podría ser Paraguay (de visitante) y después Quito (de local) o de nuevo Paraguay y finalmente Boca (definiría en la Bombonera) o Brasil si llega Paranaense.

Y el Ciclón, primero Asunción y después podría ser Brasil (o Núñez, definiendo de visitante) y luego Paraguay de nuevo o Ecuador, o Paranaense, o Boca… Es decir que River y San Lorenzo podrían tener dos clásicos antes de la final, en cambio Boca sólo uno.

Godoy Cruz se cortó por el otro lado, quedando los tres grandes en la misma llave y con posible cruce argentino en cuartos de final, si es que pasan River y San Lorenzo. Pasó el suspenso, cada uno ya puede ir analizando lo que le queda por delante. Imposible que se repita una final como la del año pasado, a lo sumo en semis como en 2004. Pero falta mucho para eso.

Fuente: Diario Olé

Share This