Valle de Uco, Sábado 20 de Julio 2019
Tunuyán
Partly sunny
15°C
 
Tupungato
Parcialmente Soleado
15°C
 
San Carlos
Parcialmente Soleado
15°C
 

El desempleo afectó al 10, 1% de la población activa en el primer trimestre del año y superó así los dos dígitos, un nivel que no alcanzaba desde el tercer trimestre de 2006, según informó ayer el Indec. Además, subió un punto respecto del 9,1% del mismo período de 2018.

Según la medición que hace el Indec, la desocupación alcanza a 1.338.000 personas. Pero si esa cifra, que abarca a los grandes centros urbanos, se extrapola a nivel nacional, alcanza a 1,9 millones de desocupados, según la estimación de FIEL. A esto hay que sumar que el subempleo creció dos puntos y alcanzó el 11,8% de la población, y que los ocupados demandantes de empleo adicional (para completar ingresos insuficientes) subieron más de dos puntos, al 17,5%. Según los cálculos de FIEL, el número total de gente que sufre algún problema de empleo llega a 7,2 millones de personas en todo el país.

“En comparación con el cuarto trimestre de 2018, solo la tasa de desocupación registra una variación estadísticamente significativa, consistente en un incremento de un punto porcentual”, informó el Indec, después de revelar los últimos datos relacionados con el mercado laboral.

Se trata de 155.000 desocupados más en la comparación interanual, según el organismo estadístico, que toma los 31 aglomerados urbanos más importantes. “Si se extrapola a todo el país, estamos hablando de 268.000 desocupados más en el total”, explica Nuria Susmel, economista en la Fundación de Investigaciones Económicas Latinoamericanas (FIEL) y experta en mercados de trabajo.

El ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica, por su parte, se refirió a 1,8 millones de personas que buscan trabajo pero no lo encuentran.

El crecimiento de la población económicamente activa (PEA), que abarca a aquellos que tienen entre 18 y 64 años, tienen trabajo o están desocupados pero buscan empleo, es llamativo. Según Susmel, “la mitad de las personas que entraron al mercado de trabajo no lo consiguieron”. En el primer trimestre de este año, la PEA fue de 13.285.000 personas según el Indec, pero en el cuarto de 2018 era de 12.978.501.

“El aumento de la desocupación no es explicado por la destrucción de empleo, ya que solo cayó 0,1% (la tasa de empleo pasó de 42,4% a 42,3%). Lo que se observa, en un contexto de baja de ingresos, es el aumento de la población económicamente activa, lo que explica el aumento de la desocupación, ya que no pudieron crearse los nuevos puestos de trabajos demandados”, afirman los economistas Nadin Argañaraz y Bruno Paniguel, del Iaraf. Ecolatina también apunta a que más personas se volcaron a buscar trabajo en el primer trimestre.

El ministro Sica apunta que “estamos viendo el impacto de la crisis del año pasado, eso es lo que muestra esta cifra”, dijo, refiriéndose al 10,1% de desocupación.

“Es lo que se esperaba para este trimestre”, reflexiona Susmel. “El empleo crece en el sector informal de la economía. La tasa de informalidad de los asalariados pasó de 33,9% en el primer trimestre del año pasado a 35% en el primero de 2019”, agrega.

Subió también el porcentaje de ocupados demandantes de empleo, de 15,3% en el primer trimestre de 2018 a 17,5% en el primero de 2019. Los subocupados demandantes de empleo también aumentaron, del 6,8% en el primer trimestre de 2018 a 8,4% en el primero de 2019. Son personas que teniendo trabajo buscan cambiarlo o trabajar más o mejorar sus condiciones laborales.

El trabajo registrado o en blanco, según los números que contabiliza el Ministerio de Producción y Trabajo, viene cayendo desde mayo de 2018. Las últimas cifras muestran que en marzo de este año la cantidad de trabajadores registrados bajó un 2,2% con respecto a marzo de 2018 y hubo 268.000 trabajadores menos en el mercado formal. A estas cifras hay que agregar los trabajadores informales, sin números absolutos por ahora para las estadísticas oficiales.

En el informe anterior, para el Indec hubo 259.000 desocupados más que un año atrás, comparando el cuarto trimestre de 2018 y el cuarto trimestre de 2017. En el último trimestre de 2018 se había registrado un aumento de la desocupación, que pasó de 7,2% en el cuatro trimestre de 2017 a 9,1% en su comparación interanual.

Según Sica, “en lo urgente, ya comenzamos a ver recuperación de actividad en varios sectores, eso va a revertir la curva”. Y agregó que “el verdadero desafío es estructural: incorporar al mercado formal a ese 35% de trabajadores que están en la informalidad y crear las condiciones para que las pymes generen empleo de calidad”. Para eso, “lo primero es terminar con las crisis, y el equilibrio fiscal es el verdadero camino. Lo estamos logrando”, afirmó.

En este contexto, el ministro también dio a conocer algunos lineamientos sobre la idea de reforma laboral que tiene el Gobierno, empezando por el blanqueo: “Necesitamos la ley de blanqueo laboral para reconocer derechos de los 4,5 millones de trabajadores informales”, sostuvo.

Se trata de un proyecto que, con distintas variantes, fracasó cuatro veces en este período. El último, impulsado por el mismo Sica, eliminó varias propuestas extrablanqueo y se centró en formalización, una iniciativa amplia que cuenta con consenso general, aunque, por ahora, puertas adentro del ministerio.

Fuente: La Nación – Paula Urien

Share This