Soto distinguió a los policías tupungatinos que le salvaron la vida a Ángeles, una bebé de siete meses

WhatsApp
Facebook
Twitter
Imprimir

Lo hicieron a través de maniobras de RCP.

El miércoles por la mañana, el intendente de Tupungato Gustavo Soto, recibió en su despacho y distinguió a los efectivos policiales Diego Gerónimo y Johana González, protagonistas de una historia heroica que ocurrió la noche del 12 de febrero pasado en el distrito Cordón del Plata, cuando trasladaron en el móvil de patrullaje y ayudaron a respirar a la pequeña Ángeles de 7 meses, quien convulsionaba por un cuadro febril y no presentaba signos vitales. 

En la ceremonia acompañaron a los uniformados el jefe de la Policía departamental, Sergio Ibaceta, y el jefe de la Unidad Especial de Patrullaje, subcomisario Sergio Méndez. 

Durante la distinción los policías compartieron cuáles fueron sus emociones por el momento que vivieron: “Sentimos una alegría inmensa al saber que la niña estaba bien, muy emocionante” expresó la auxiliar González; mientras que el oficial ayudante Gerónimo indicó: “Me agarraron nervios, después medio que me descompuso la situación porque soy padre y tengo nenas chicas. Luego me sentí contento por el desenlace”. 

Policias-heroes-tgato
Johana y Diego junto a Ángeles

Por su parte, Gustavo Soto expresó la gratitud de todos los tupungatinos hacia ambos héroes: “Han tenido una actitud para la cual están preparados; es nuestra obligación como funcionarios públicos prestar atención y ayudar a la comunidad. Es bueno reconocer la gestión del recurso humano y de los conocimientos que han adquirido, que cuando se los necesita están y resuelve situaciones, como en este caso con un final feliz”. 

El hecho

El pasado 12 de febrero por la noche, Ángeles -hija de Mara y Javier oriundos de Salta y quienes por trabajo se encuentran viviendo en el Cordón del Plata-, sufrió un cuadro agravado febril, provocándole convulsiones y dejándola sin signos vitales. Sus padres al darse cuenta de que no reaccionaba ni respiraba, salieron rápidamente de su casa en busca de ayuda. Por fortuna, un vecino los oyó, tomó su vehículo y los llevó hasta el Centro de Salud de ese distrito. Al llegar, de casualidad había en el lugar un móvil policial con dos efectivos a bordo, Diego Gerónimo y Johana González, a quienes desesperadamente les pidieron asistencia.

Sin dudarlo, los uniformados tomaron a la bebé y la subieron al móvil, y lo propio hicieron sus padres. Mientras Diego manejaba para llegar lo antes posible al hospital, Johana le practicaba reanimación cardiopulmonar (RCP). Al arribar a la Rotonda de la Vencedora, Ángeles volvió a respirar.

“Yo apenas los vi les entregué mi beba y allí mismo comenzaron a reanimarla, como no respondía en esos segundos nos cargaron al móvil y partimos al hospital de Tupungato. En el camino iban presionando su pecho como reaniman en las películas, hasta que llegando a la Rotonda de La Vencedora largo una bocanada como pidiendo aire y quedó dura con los ojos abiertos (…) empezó a respirar poco, pero respiraba. Mi esposa y yo no hicimos nada, no entendemos de esas cosas, solo sé que gracias a ellos está viva me hija. Vivió en sus brazos y la iban hablando y moviendo para que respirara”, comentaba tiempo atrás Javier a El Cuco Digital.

La menor, tras ser sometida a diferentes estudios médicos, se encuentra en muy buen estado de salud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

LAS MÁS LEÍDAS

Sigue Leyendo