Valle de Uco, Domingo 19 de Mayo 2019
Tunuyán
Mostly clear
4°C
 
Tupungato
Principalmente Despejado
3°C
 
San Carlos
Principalmente Despejado
4°C
 

Los drones han proliferado de tal manera que muchas compañías de seguridad invierten tiempo y dinero en investigar para detener drones cuando entran en espacio aéreo restringido. El último miembro de este arsenal luce especialmente violento. Se trata de un dron cazador.

El dron lleva por nombre Dronebullet y hace honor a su nombre. Con un fuselaje ahusado parecido al de un misil, el dispositivo se mueve mediante cuatro rotores y está dirigido por un sistema de reconocimiento visual autónomo controlado mediante IA. Una vez que emprende el vuelo ya no depende de ningún operador en tierra, por lo que no es susceptible a interferencias o hackeos.

El sistema de ataque de Dronebullet es rústico, pero efectivo. Simplemente embiste al otro dron con su punta blindada. El impacto no causa daños al dron interceptor, pero su víctima sufre estragos más que suficientes como para que sus sistemas se averíen y, o bien caiga como una piedra, o se vea obligado a aterrizar.

Dronebullet depende de una red de sensores que es la encargada de vigilar el espacio aéreo prohibido y activar el dron cazador.

Este dron no se vende a particulares. Su fabricante, una compañía canadiense llamada AerialX, lo ofrece a cuerpos de policía o compañías privadas de seguridad. También ofrece servicios de investigación forense en caso de drones que causan daños o provocan problemas como el registrado recientemente en el Aeropuerto de Gatwick, en Reino Unido. El aeropuerto se vio obligado a cerrar durante 24 horas debido a la presencia peligrosa de drones cerca de las pistas.

Fuentes: AerialX, New Atlas

Share This