Valle de Uco, Sábado 14 Diciembre 2019
Tunuyán
Mostly cloudy
17°C
 
Tupungato
Nuboso
13°C
 
San Carlos
Más nubes que claros
17°C
 

Ocurrió en octubre. Descartan que el caso haya sido intencional. No hay imputados en la causa.

La Justicia analiza el caso de un hombre que murió envenenado en Tunuyán. La familia de la víctima se constituyó como querellante en la causa y pide que se profundice la investigación del hecho que ocurrió el mes pasado y que aún no tiene imputados.

La noche del viernes 25 de octubre, Irineo Cazón se encontraba en la finca Gabriel Porcell- en Villa Seca- junto a su capataz y otros empleados. Según informaron las autoridades judiciales, la víctima tomó por accidente una sustancia tóxica que contenía una botella de medio litro de una marca de jugo. Días antes, el capataz le entregó al hombre el recipiente que contenía veneno para ser utilizado en la finca, pero el envase terminó en la heladera de la propiedad.

“El capataz le dio al hombre la botella un veneno para la finca, este hombre la habría dejado debajo del asiento del auto y en algún momento se han equivocado y la han puesto en la heladera” expresó el fiscal Jorge Quiroga, a cargo del caso, a El Cuco Digital.

“El dueño de la propiedad asistió al hombre cuando se descompuso, llamó a su familia, pero momentos después el hombre se habría acostado a dormir” detalló.

El sábado Irineo debió ser trasladado al hospital Scaravelli donde ingresó por un cuadro de intoxicación severa y finalmente falleció el domingo 27.

Desde la Justicia descartan que se haya tratando de un hecho intencional.

“Por todas las circunstancias descartamos que haya sido intencional. Han declarados los hijos del hombre fallecido y también lo descartan” informó Quiroga.

Ahora, se deberá determinar si hubo negligencia en el hecho que, por el momento, se caratula como averiguación muerte.