Los diputados Difonso y Torres piden declarar el alerta ambiental en la zona de la refinerÍa de Luján

WhatsApp
Facebook
Twitter
Imprimir

El proyecto presentado por los sancarlinos tiene como objetivo que la empresa petrolera presente un nuevo plan de remediación del acuífero subyacente en la zona de recarga del Río Mendoza.

Durante los últimos días, se conoció que los diputados Jorge Difonso y Mauricio Torres, presentaron un proyecto para que la petrolera YPF presente un plan de remediación del acuífero subyacente en la zona de recarga del Río Mendoza y declarar la alerta ambiental. El pedido apunta a que “se ha tomado conocimiento que, de acuerdo a los últimos informes presentados por la propia empresa consultora contratada” el plan de remediación no ha funcionado. 

El acuífero subterráneo que rodea la zona de la refinería en Luján y las fincas está contaminada con químicos que provienen de la producción de combustibles. El problema se arrastra desde hace décadas y hay un plan de reparación ambiental, pero que ahora cuestionan.  Incluso en la Justicia se investiga si la contaminación del acuífero ha sido la causa de algunos problemas de salud de personas que viven en los alrededores. 

https://www.facebook.com/jorgeandres.difonso/posts/3489192024491741

Si bien este problema comenzó entre el 1993 y el 1996, todavía no se puede resolver y es por eso que exigen un nuevo plan de remediación. Al parecer, una fuga de un tanque de almacenamiento de nafta fue uno de los orígenes de estas filtraciones hacia las napas. Los diputados Torres y Difonso, del UP y FR, le reclaman al Gobierno provincial y a la Secretaria de Ambiente y Ordenamiento Territorial que se declare la alerta ambiental y le pidan a la petrolera un nuevo Plan de remediación de acuíferos en la zona de recarga del Río Mendoza con audiencia pública. 

El acuífero está contaminado con MTBE, un compuesto usado en los combustibles que se filtró a las napas. Pero además había una “pluma” de contaminación con Benceno en la  zona más cercana a la refinería y eso es lo que más preocupa. Para limpiar el acuífero se ejecuta un complejo proceso que consiste en extraer agua, descontaminarla y volver a inyectarla. Este proceso ahora pide que sea revisado. 

Además, demandan un programa destinado a reducir gradualmente, en un lapso tentativo determinado, el déficit hídrico ocasionado en la zona por la sobreexplotación del acuífero subyacente debiendo implementarse para su control, y junto o en reemplazo de los caudalímetros existentes, un sistema de telemedición de los volúmenes de agua extraídos por las denominadas “barreras hidráulicas”.

Fuente: Mdz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

LAS MÁS LEÍDAS

Sigue Leyendo