Ser madre primeriza y con coronavirus: el relato de Marina a 13 días del nacimiento de su bebé

marina y su bebé
WhatsApp
Facebook
Twitter
Imprimir

Se convirtió en la primera mujer infectada del Valle de Uco en dar a luz. Por fortuna, el pequeño se encuentra en perfectas condiciones de salud.

El pasado 11 de septiembre, Marina Ponce, una joven oriunda del departamento de San Carlos, tuvo a su primer hijo, Ignacio Agustín. En ese momento, se convirtió en la primera mujer con coronavirus del Valle de Uco en dar a luz.

El parto fue de forma natural y el bebé pesó 3 kilos, y pese a ser considerado un caso positivo por tener contacto estrecho con su mamá contagiada, el pequeño nació en muy buenas condiciones de salud.

A 13 días de la llegada al mundo de Ignacio, Marina contó a El Cuco Digital cómo fue haber vivido esa experiencia, los miedos y desafíos.

“Me contagié de mi papá que dio positivo; tres días después de que él empezó con los síntomas los comencé a tener yo, entonces me hicieron el hisopado y dio positivo también. Me lo tenía que hacer porque estaba en el último mes y si nacía el bebé queríamos saber cómo encarar el parto” comenzó relatando la joven madre.

“El hecho de saber que tenía Covid me hizo dar mucho miedo, sobre todo por el bebé que no fuera a tener alguna complicación, pero por suerte me dio muy leve, y mi obstetra, la licenciada Reján, me tranquilizó ayudándome a entender que todo iba a estar bien”, añadió la sancarlina.

Por otro lado, Marina detalló que no fue nada fácil el momento del parto, primero por la inexperiencia y segundo por el temor a que algo no saliera bien. “Estaba muy nerviosa y adolorida, casi sin fuerzas ya que pase 13 horas con contracciones; lo bueno es que las enfermeras me ayudaron un montón a calmarme”.

Afortunadamente, tras un gran esfuerzo por parte de la mujer como así también de todo el equipo médico del Hospital Scaravelli de Tunuyán, el bebé nació muy bien. “El pediatra me dijo que estuviera atenta por si el bebé estaba irritable o tenía fiebre, o si lo veía como cansado o fatigado que lo llevara al Hospital, pero ha estado muy bien, no ha tenido ningún síntoma, hasta ahora ha salido todo bien. Por eso aprovecho para agradecer al personal del Scaravelli por su gran atención y por dejar que mi mamá me acompañara todo el tiempo”, contó la joven.

Para cerrar, Marina dijo que sus seres queridos aún no pueden conocerlo, “no lo ha podido ver nadie todavía” y que “recién pasado los 14 días puede tener contacto con otras personas y llevarlo a control”. Pero seguramente todos tendrán mucho tiempo para llenar al pequeño de obsequios y efecto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

LAS MÁS LEÍDAS

Sigue Leyendo

  • Hostal Rosengarten