El audio de un “cuento del tío”: fingieron ser su hija y un gerente y le pidieron $120.000

WhatsApp
Facebook
Twitter
Imprimir

Un hombre de Maipú descubrió una estafa telefónica. Le solicitaron entregar sus ahorros porque los billetes “cambiarían de color y tamaño”.

Harto de las repetidas estafas a ancianos, un hombre de Maipú decidió exponer a una mujer que fingió ser su hija para hacerle un “cuento del tío” de manera telefónica y quitarle todos los ahorros. El “motivo” de semejante llamado fue uno de los más frecuentes en estos casos: la vigencia de los billetes de “animalitos” y el falso reemplazo de dólares y euros porque “cambian de color y tamaño”.

Eran las 15 del martes, cuando Antonio Acordino estaba descansando en su casa de Luzuriaga. La quietud de la siesta se vio interrumpida por la sirena de su teléfono fijo. En semejante horario, le llamó la atención quién podía estar del otro lado del tubo. Al atender, el hombre oyó una voz femenina que se identificó como su hija. Antonio tiene dos hijas, pero ninguna habla con esa voz, por lo que de inmediato entendió lo que pasaba: alguien quería que fuera víctima de un “cuento del tío”.

“Yo tengo un identificador de llamadas en el fijo, por eso me sorprendió cuando vi que decía ‘número privado’. Mis hijas están trabajando a esa hora, así que quería saber cómo terminaba la historia”, contó Antonio a Los Andes.

La mujer, que simulaba ser su hija, le aseguró a Antonio que estaba en una sucursal del Banco Nación, en Capital, y que el gerente, un tal y genérico Luis Sánchez, necesitaba que el hombre “salvara” sus ahorros ante una supuesta devaluación y reimpresión de billetes.

Siguiendo el juego, Antonio le aseguró una cifra al azar ($ 120.000), pero para su “hija” no fue suficiente. Para el trámite bancario, había que llenar una segunda “planilla” -otro término que suele decirse en estas maniobras delictivas- con dólares. El maipucino actuó durante unos segundos que buscaba la moneda extranjera y le confió a su interlocutora, a modo de mentira, que en casa tenía US$ 3.000. A continuación, la “hija” de Antonio lanzó una frase antológica: “El gerente del banco me dice que cambies los billetes porque sino el dólar se va a desvalorizar 78%”.

No conforme con las respuestas de su “padre”, la mujer pidió hasta los números de serie de los billetes. Y Antonio, por supuesto, continuó adelante con su parloteo para deschavar a la delincuente. Harta de la espera y de la falta de precisiones para la entrega de la plata, la “hija” finalmente pasó el teléfono a un colega de mayor convencimiento. Sí, el mismísimo “Luis Sánchez”, el gerente de la presunta sucursal del Nación.

“Me pone mal que le quiten los ahorros a la gente, que la dejen la calle. Me indigna cómo actúan estos delincuentes porque después no pasa nada con ellos”, expresó Antonio, quien optó por divulgar el audio para concientizar a la comunidad acerca de estos episodios que tan bien suelen funcionar en época de angustia e incertidumbre.

El audio del “cuento del tio” en Mendoza

Si bien el hombre se dio cuenta de la estafa a tiempo, una mujer de 80 años, también de Maipú, no tuvo la misma suerte: justo 24 horas después de la llamada que recibió Antonio, la vecina fue víctima de otro “cuento del tío”.

Vía telefónica, una mujer se hizo pasar por su hija y le aseguró que otra persona pasaría por su casa, ubicada en calle El Zonda, para retirar el efectivo y llevarlo al “banco”. Al arribar el hombre, la dueña del hogar le entregó $ 200.000. Sin embargo, horas después, la anciana descubrió que la habían timado e hizo la denuncia en la Oficina Fiscal 10.

Recomendaciones

El Ministerio de Seguridad reiteró cuatro claves para evitar caer en estafas telefónicas:

1) En este momento, no hay ninguna operatoria de entidades bancarias ni financieras para sacar dinero de circulación.

2) Toda operación financiera se debe realizar personalmente en el banco.

3) Hay que evitar dar datos a personas desconocidas o ajenas a la familia. Si alguien recibe un llamado pidiendo esta información o dinero, cortar.

4) No dejar entrar a personas extrañas en el interior de la vivienda ni entregar dinero a personas que acudan al domicilio.

Fuente: Diario Los Andes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

LAS MÁS LEÍDAS

Sigue Leyendo