La obesidad, una problemática con prejuicios: ¿cómo ayudar a quienes padecen esta enfermedad?

meli-gonzal--
Melisa González, licenciada en nutrición
WhatsApp
Facebook
Twitter
Imprimir

Por: @TeffyTello

La palabra de una especialista en nutrición. La profesional nos dará importante información.

Más de 800 millones de personas en el mundo viven con obesidad, y millones más están en riesgo. En Argentina, 66,1% (ENFR 2018) de la población adulta presenta exceso de peso y entre la población infanto-juvenil, la prevalencia alcanza 41,1% (EENyS) 2019. Mendoza no está exenta de esta problemática y el número de personas con exceso de peso u obesidad promedia la media nacional.

Por tal razón, en el Día Mundial de la Obesidad, que se conmemora cada 4 de marzo, El Cuco Digital dialogó con la licenciada Melisa González, licenciada en nutrición quién nos brindó valiosa información sobre esta enfermedad y sus prejuicios. Además, la profesional habló de prevención y la ayuda que pueden recibir quienes la padecen.

– Más de 800 millones de personas en el mundo viven con obesidad, y millones más están en riesgo, ¿cómo podemos prevenir la enfermedad?

 Los pilares fundamentales para prevenir esta enfermedad están relacionados a generar cambios en el estilo de vida de las personas y así poder inculcar hábitos saludables en cuanto a alimentación, ejercicio físico y descanso.

-Muchos cuestionan a las personas con obesidad diciendo que tienen falta de voluntad, ¿qué nos podrías decir al respecto?

En mi opinión no tiene que ver con una cuestión de voluntad solamente, hay que tener en cuenta que es una enfermedad y como tal tiene factores genéticos, familiares, entre otros, que no se pueden modificar, es por esto que la “voluntad” juega un papel importante pero no es solamente por la falta de ella que las personas tienen esta enfermedad.

-La obesidad no es solamente tener kilos de más, ¿qué otras patologías se disparan de esta enfermedad?

No, claramente no tiene que ver solamente con el “exceso de peso” o por el físico, sino que está estudiado que pueden haber complicaciones tales como diabetes Mellitus, hipertensión arterial, enfermedades cardiovasculares, insuficiencia cardíaca, y dislipidemias (aumento de colesterol y triglicéridos en sangre).

-¿Algunas causas que generan la enfermedad?

Dentro de las causas, ciertas condiciones sociales y económicas pueden ligarse con la obesidad. Por ejemplo, el no tener acceso a áreas seguras para hacer ejercicio, el haber aprendido maneras poco saludables para cocinar, el no contar con suficiente dinero para comprar frutas y vegetales frescos o alimentos que no han sido procesados y empaquetados.

-Cambios más relevantes en los patrones alimentarios:

• Mayor consumo de alimentos de alta densidad energética y bajo contenido de nutrientes, como gaseosas.

• Alto consumo de azúcares y carbohidratos refinados, como galletas dulces.

• Alto consumo de grasas saturadas, ácidos grasos monoinsaturados “trans” y colesterol.

• Pobre consumo de vegetales y frutas frescas.

-Reducción de la actividad física:

• Reducción del trabajo físico debido a adelantos tecnológicos.

• Uso cada vez mayor de transporte automotor.

• Uso de ascensores y escaleras mecánicas.

• Reducción del tiempo dedicado a jugar al aire libre por inseguridad y preferencia de los juegos electrónicos y la televisión.

_- Aspectos socioculturales:

• Concepto de la obesidad como expresión de salud y no de enfermedad.

• Concepto de la obesidad como sinónimo de afluencia en algunas culturas.

• Aceptación de la obesidad debido al patrón cultural de belleza por influencia de los medios de comunicación

-¿De qué forma se puede ayudar a alguien con obesidad?

Creo que es la pregunta más importante, casi siempre sucede que cuando una persona del grupo familiar empieza con un cambio en su estilo de vida la familia no lo acompaña y esto puede ser disparador para que esa persona abandone el tratamiento. El cambio principal se debe dar en las compras que se realizan en la casa, eliminando de cierta forma aquellos alimentos que son perjudiciales para la salud como jugos, gaseosas, galletas dulces, productos de panadería y pastelería, snacks, golosinas, entre otros. Esto no significa que no los puedan volver a consumir nunca más, pero por lo menos esto ayuda a disminuir la frecuencia y la cantidad. También es importante empezar a comprar alimentos que ayuden a mejorar la salud, sobre todo frutas y verduras y consumirlas todos los días. Con respecto a la actividad física, las personas refieren que no les gusta salir solos a caminar por ejemplo, entonces proponerles hacer salidas en conjunto podría ayudar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

LAS MÁS LEÍDAS

Sigue Leyendo

  • Hostal Rosengarten