“Las amistades enriquecen nuestros momentos, brindan bienestar y salud” por Mariana Grünwaldt

WhatsApp
Facebook
Twitter
Imprimir

En el Día del Amigo, la médica psiquiatra nos cuenta sobre los beneficios de tener amigos.

Hoy 20 de julio es el Día del Amigo, y más allá del motivo que dio origen a la celebración, la fecha nos invita a reflexionar sobre la importancia de la amistad en nuestras vidas, cómo nos benefician las relaciones personales, porqué hacen bien y también identificar cuándo no.

Por tal motivo, El Cuco Digital dialogó con la médica psiquiatra Mariana Grünwaldt, quien nos respondía las siguientes preguntas:

-¿Cómo nos benefician las relaciones personales?

El ser humano es una criatura ante todo social. El instinto gregario (el impulso de agruparnos con los de nuestra misma especie) nos ha permitido evolucionar, y sin el apoyo y trabajo cooperativo es difícil ver que la humanidad hubiera alcanzado su estado actual. Pero el agruparse va más allá de trabajar en conjunto y ayudarnos como comunidad. A donde sea que vayamos, solemos crear otro tipo de vínculos, que parecieran no tener ningún propósito específico en sí: las amistades.

-¿Por qué hace bien tener amigos?

Las amistades no sólo enriquecen nuestros momentos, sino también brindan bienestar y salud. Ayudan como contención en momentos difíciles, evitando que caigamos en aislamiento o en hábitos perjudiciales, apoyándonos en traumas o situaciones de crisis. Fomentan el sentido de pertenencia, aumentan nuestra autoestima, y elevan nuestro nivel de alegría y satisfacción al celebrar con uno nuestros logros. La risa y la alegría disminuyen el estrés gracias a la liberación de endorfinas y otros neurotransmisores que aumentan nuestro estado de ánimo.

El mantener amistades saludables ayuda a prevenir también múltiples enfermedades a largo plazo, como obesidad, hipertensión arterial o depresión. ¡Hay muchos estudios que demuestran que inclusive alarga la expectativa y calidad de vida!

-¿Es bueno sostener una amistad de años aunque nos haga mal?

Lamentablemente no es todo color de rosas. Muchas veces dejamos de lado a nuestras amistades por cuestiones laborales, familiares, económicas, etc., por lo cual es importante tratar de encontrar un equilibrio en nuestras vidas para darle un espacio a lo social. Así mismo, muchas veces nos relacionamos con gente que no nos genera mucho bienestar. Está muy de moda el hablar de lo “tóxico”, pero a veces generalizamos y el concepto se desdibuja. Un vínculo patológico es aquel en que sentimos que debemos cambiar o simular para satisfacer al otro, donde la relación no es mutua y donde aparecen manipulaciones, celos o limitaciones hacia el otro, sometiéndonos a un vínculo en donde no hay lugar para mí ni para terceros, sino que sólo se puede estar en función de satisfacer a ese otro absorbente. Este tipo de vínculos, a pesar de parecer incondicionales, pueden ser muy dañinos para nuestra autoestima y nuestra salud por el nivel de dependencia emocional que generan.

Sean entonces amistades recientes, de larga data, cotidianas o perennes a pesar de escasos encuentros, los amigos nos hacen ser un poco más quienes somos y nos dan el espacio para brindarnos incondicionalmente a la espera de nada más que la felicidad mutua. Cuidar nuestras amistades es sembrar felicidad y salud.

M.P. 11836

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

LAS MÁS LEÍDAS

Sigue Leyendo

  • Hostal Rosengarten