Se cumple un año de la muerte de Carlos Amieva: cómo sigue el caso

sicre-amieva
Diego Sicre fue liberado bajo fianza, mientras que Matías Sicre será juzgado por homicidio.
WhatsApp
Facebook
Twitter
Imprimir

Uno de los imputados está detenido, mientras el otro recibió la libertad.

Mientras transcurre el juicio por el crimen de Fernando Báez Sosa, el joven que fue asesinado hace tres años durante una pelea con un grupo de rugbiers en Villa Gesell, hoy se cumple un año de la muerte de Carlos Amieva, que falleció tras una riña callejera en Tunuyán.

El reconocido entrenador de vóley murió durante la madrugada del 20 de enero del 2022 luego de agonizar por cinco días.

El caso tiene dos imputados: Matías Sicre, imputado por homicidio simple con dolo eventual y su tío, Diego Sicre, que pese a recibir la libertad bajo fianza, será juzgado, pero por los delitos de daño simple y lesiones leves -chocó la camioneta de la víctima fatal y solamente forcejó con Carlos Amieva-.

El juez se inclinó por la versión de la fiscalía, que mantiene que se trató de un homicidio simple con dolo eventual, ya que aunque el menor de los Sicre no tuvo la intención directa de matar, al atacarlo con golpes en el rostro y junto a su tío, luego sí pudo prever el desenlace fatal. De esta manera, Matías Sicre arriesga una pena de 8 a 25 años.

Hasta el día del juicio, el más complicado continuará en prisión domiciliaria, beneficio que le otorgó la Justicia en mayo pasado y no fue removido.

El hecho

Según informaron las autoridades, el pasado sábado 15 de enero Carlos iba paseando en su vehículo en inmediaciones del barrio Güemes de Tunuyán y detrás de él iba una camioneta con los Sicre a bordo. Los sujetos, enfurecidos por la baja velocidad a la que circulaba la víctima comenzaron a insultarla dando inicio a una discusión que llevó a que el conductor del rodado mayor encerrará y chocara el vehículo de Amieva. En ese momento, el entrenador se bajó de su auto y lo propio hicieron los sujetos. Posteriormente, uno golpeó a Amieva cayendo al piso inconsciente y luego huyeron.

Amieva sufrió fuertes lesiones en su cabeza al caer al piso y golpear con el asfalto, lo que le provocó una severa inflamación de su cerebro. Primero fue internado el hospital Scaravelli, pero por la complejidad de su cuadro lo derivaron al Hospital El Carmen, en Godoy Cruz, donde fue operado y finalmente falleció cinco días después.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

LAS MÁS LEÍDAS

Sigue Leyendo