Hoy podría haber sentencia en el juicio por José Riera, el repartidor de soda asesinado en Tunuyán

WhatsApp
Facebook
Twitter
Imprimir

Juan Carlos Reveco y María Franco han estado siendo juzgados por un juicio popular.

El pasado 8 de marzo comenzó el juicio por la muerte de José Riera, el sodero de Tunuyán que fue hallado sin vida el 29 de enero del 2019, luego de estar desaparecido 6 días. El hombre se encontraba en inmediaciones de Finca Mocayar, en el kilómetro 75 de la ruta 40. Su cuerpo había sido cubierto con pastizales secos y chalas de ajos.

Por el hecho están imputados Juan Carlos Reveco (41) y su pareja, Marcia Franco (34), quienes esta semana, en el salón de la Corte de Mendoza, han enfrentado un juicio a cargo del juez Marcelo Gutiérrez del Barrio y de un jurado compuesto por 12 ciudadanos que darán sentencia final al caso. Ambos están imputados por  “homicidio criminis causa” y arriesgan, en principio, la pena de prisión perpetua.

En principio se estipulaba que el día viernes ya iba a haber un veredicto, sin embargo, el fiscal Javier Pascua en comunicación con El Cuco Digital informó que el juicio se suspendió el jueves y continuaría el día de hoy. “Mañana seguramente puede llegar a terminar con alegatos finales y el fallo del jurado. Seguramente en la tarde ya puede haber una resolución”, indicó.

Cabe destacar que este es el segundo juicio por jurado del Valle de Uco. El primero bajo esta modalidad fue en 2019 cuando, por unanimidad, se sentenció a prisión perpetua a Sebastián Tizza y Celeste González por el homicidio de su hijo de 1 año y 10 meses, Tiziano Tizza, quien murió en 2018 en Tupungato.

El crimen de José Riera, repartidor de soda en Tunuyán.

El martes 29 de enero del 2019, José Antonio Riera fue encontrado sin vida por la mañana en Tunuyán. El hombre de 64 años de edad era buscado intensamente desde el pasado 23 de enero y finalmente, lo hallaron muerto en las inmediaciones de la Finca Mocayar, en el kilómetro 75 de la ruta 40, a muy pocos metros de su vivienda. Había sido cubierto con pastizales secos y chalas de ajo para esconderlo y disimular el mal olor de la descomposición.

Según informaron fuentes oficiales, la camioneta que el hombre conducía estuvo involucrada en un robo el mismo día de su desaparición.

Según el fiscal Quiroga, quien llevó adelante la investigación, la autopsia de Riera determinó que había sido asesinado ya que su cuerpo tenía heridas cortantes en el rostro y hematomas en diferentes partes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

LAS MÁS LEÍDAS

Sigue Leyendo