“Mi perro se intoxicó”: con qué pueden intoxicarse nuestras mascotas, qué síntomas presentan y cómo se debe actuar

perro-envenenado
WhatsApp
Facebook
Twitter
Imprimir

Veterinaria Mym de Tunuyán, nos brinda importantes detalles al respecto.

“Mi perro se intoxicó”, es muy común escucharlo en la clínica todos los días. Es importante saber que una intoxicación es el contacto de algún modo (ingestión-cutánea) de alguna sustancia nociva para el organismo y en determinadas concentraciones.

Por medicamentos destinados a humanos

Hay gente que cree que los animales toleran los medicamentos igual que las personas, pero nada más lejos de la realidad. En este caso, medicamentos como el Paracetamol o el Ibuprofeno son los principales causantes de las intoxicaciones. Los principales daños se dan en hígado; en gatos es de mayor riesgo ya que produce la muerte.

Los síntomas que se pueden detectar en casa son: decaimiento, vómitos, dolor abdominal y orina de color oscuro en los perros. Depresión, vómitos, producción exagerada de saliva, cianosis (color azul de las mucosas y piel por falta de oxígeno), dificultad respiratoria, edema facial y en las garras en los gatos.

En cuanto al Ibuprofeno, produce toxicidad renal y a nivel gastrointestinal.

Por ingestión de basura

Generalmente este tipo de intoxicaciones se ve más en perros que en gatos.

Lo que se produce realmente es una enterotoxemia, que es una liberación de toxinas por parte de ciertas especies de bacterias que pueden encontrarse en la basura.

Los signos clínicos suelen aparecer a las 3 horas tras la ingestión, entre ellos: vómitos, diarrea que puede ser hemorrágica, deshidratación, fiebre, etc. La gravedad aumenta cuando aparece el shock endotóxico junto a la depresión, hipotensión, hipotermia o hipertermia.

Por venenos

Hay diferentes venenos que nuestros perros y gatos pueden ingerir. Sin duda alguna, en el número 1 de la lista aparecen los raticidas.

Los signos clínicos son comunes en todos ellos, entre estos aparece: debilidad, depresión, palidez de mucosas, melena (sangre digerida en las heces), hemorragias en mucosas, hemorragias, hematomas, etc. La causa más común de muerte es por hemorragia a nivel torácico.

Existen otros venenos, como los organofosforados y carbamatos, que realmente se utilizan como insecticidas en fumigaciones. En el caso de los insecticidas suele aparecer salivación excesiva, lagrimeo, vómitos, diarreas, parálisis y convulsiones, entre otros.

También existen muchas intoxicaciones por pulguicidas y garrapaticidas mal colocados o que no son para determinado animal (siempre recurrir a veterinarias para que su profesional pueda decirle qué y cómo colocarlo).

¿Cómo debo actuar si veo a mi animal ingerir alguna de estas sustancias o sospecho de su ingestión?

En este caso es muy importante el tiempo y se debe actuar de la forma más rápida posible. Cada una de las sustancias anteriormente explicadas tiene tratamientos diferentes por lo que es de vital importancia acudir al veterinario de forma urgente.

Igualmente importante es llevar una muestra de la sustancia que se ha ingerido para que podamos evaluar y conocer bien el principio activo.

mym2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

LAS MÁS LEÍDAS

Sigue Leyendo

  • Hostal Rosengarten