Así fue el paso del enorme asteroide cerca de la Tierra

WhatsApp
Facebook
Twitter
Imprimir

Cerca de las siete de la mañana, el cuerpo “suficientemente grande como para destruir el planeta” estuvo más cerca que nunca.

Un enorme asteroide de aproximadamente dos kilómetros de diámetro, alcanzó hoy mayor aproximación a la Tierra en su trayectoria por el sistema solar interior. El hecho se registró a las 6.56 hora de Argentina y sólo pudo verse por telescopio. Según la información de la NASA tiene forma redondeada y esférica. La roca espacial se convirtió en la más grande que se aproximará a nuestro planeta en los próximos 200 años.

Pese a estar en la lista de objetos potencialmente peligrosos, el asteroide 1998 OR2 esta vez pasó a 0,042 unidades astronómicas (AU) de la Tierra, es decir, unos 6,3 millones de kilómetros de distancia, aproximadamente 16 veces mayor que la distancia de la Tierra a la Luna.

Si bien no hubo impacto, el paso fue el más cercano del asteroide respecto a la Tierra desde su descubrimiento gracias al programa de seguimiento de asteroides cercanos a la Tierra (NEAT), con sede en el observatorio Haleakala, en la noche del 24 de julio de 1998.

El 1998 OR2 es un asteroide “Amor”, con una órbita que contiene totalmente a la terrestre y que tiene un perihelio justo afuera de la órbita de la Tierra. El pase de esta semana es el segundo más cercano para el asteroide a la Tierra en el siglo XXI. Pasará tres veces más cerca de nuestro planeta justo el 16 de abril de 2079, cuando lo hará a 0,012 UA o 1,8 millones de kilómetros de la Tierra, lo más cerca que pueda estar en la época actual, según informó Universe Today.

Cabe destacar que el pase de hoy ofreció a los astrónomos la oportunidad de refinar aún más la órbita del OR2 1998. Observaciones de radar indican que gira sobre su eje una vez cada cuatro horas. Una llamativa imagen de la aproximación tomadas la semana pasada por el Observatorio de Arecibo lo mostraba con una cara expuesta al brillo solar, dando la apariencia de llevar una mascarilla.

Según publicó Clarín, algún día el 1998 OR2 será expulsado del sistema solar interno o podría golpear la Tierra o la Luna, en siglos o milenios a partir de ahora. Tal impacto solo causaría daños regionales limitados, similar al evento de impacto en Australia que cubrió la región del Pacífico con tectitas hace unos 790.000 años.

Fuente: Diario Los Andes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

LAS MÁS LEÍDAS

Sigue Leyendo